Planet Rock fue un tema producido por Afrika Bambaataa y Soulsonic Force en 1982. Aunque no resultó ser un éxito ni alcanzar las primeras posiciones en las listas, su aparición cambiaría la escena musical, y específicamente el hip hop, para siempre. ¿La razón? El #TR-808.

Esta es la premisa que sigue el documental 808: The movie, dirigido por Alexander Dunne, y que cuenta los orígenes de esta reconocida caja de ritmos, creada en Japón en 1980, y considerada actualmente una de las invenciones más influyentes de la industria de la #Música de los últimos 40 años.

La Roland TR-808 fue una de las primeras cajas de ritmos programables (TR significa Transistor Rhythm).

Anuncios
Anuncios

La primera gran diferencia, en comparación con sus predecesores, era ese sonido tan sintético y particular que definió el estilo musical de los ochenta.

La TR-808 disponía de 12 sonidos y mejores controles en tiempo real como knobs giratorios y ajuste de tono. Se podían guardar 32 patrones distintos y la interfaz había mejorado presentando 16 botones para una programación por pasos, además de incluir el reloj DIN-Sync, para la sincronización con otros equipos.

808: El instrumento indispensable

De la TR-808 sólo se produjeron 12.000 unidades, disponibles entre 1980 y 1983, año en el que este modelo fue descontinuado y se convirtió en un elemento indispensable y de culto en la música de esa época.

Gracias a sencillos como Planet Rock de Afrika Bambaataa & Soulsonic Force, It’s Yours de T La Rock, o Paul Revere de Beastie Boys, la popularidad e influencia de esta drum machine empezó a crecer como la espuma.

Anuncios

Uno de los grandes precursores de su uso fue Rick Rubin, fundador de Def Jam Recordings, quien no solo la usó en el tema de T La Rock, sino que su inclusión en el sencillo de Beastie Boys abrió un abanico de posibilidades.

La aparición de Beastie Boys en la escena hip hop vino a cubrir un público no considerado hasta el momento: jóvenes blancos de clase media fanáticos del punk. Aunque nunca se planteó oficialmente, la relación entre el hip hop y el punk a principios de los ochenta era más obvia de lo que parecía pues se trataba de la respuesta al disco y el rock.

La inesperada popularidad de esta caja de ritmos, diseñada originalmente para ayudar a los músicos hacer demos caseros, tomó por sorpresa a su realizador, el japonés Ikutaro Kalehashi, que en el documental explica las razones para la desaparición del instrumento en 1983, justo en el momento de mayor popularidad.

Además de Kalehashi, el documental presenta testimonios de todos los involucrados en el nacimiento de esta revolución: desde Bambaataa, T La Rocks, y el propio Rubin pasando por Questlove, Lil Jon, Richie Hawtin, Damon Albarn, Pharrell, Diplo, Terry Lewis, y muchos otros músicos, quienes no solo hablan de la influencia que tuvo el sonido de este instrumento en su propia carrera sino la revolución sonora que implicó el uso de esta caja de ritmos en el proceso de producción de la música a partir de 1984.

Anuncios

Uno de los grandes momentos del documental es cuando Strafe, legendario personaje de la movida noctura neoyorquina de los 80, recrea con un TR-808 y un sintetizador, el clásico e infaltable tema de las pistas de baile, Set It Off.

El documental está disponible en streaming para suscriptores de Apple Music. Para más información sobre el documental, puedes visitar su página web oficial: http://808themovie.com/ #Cine