Evidentemente fueron más cosas buenas que malas. Además de lo que Dinant representa para la historia del saxofón me gustó lo siguiente.

1.Hay saxofones en todos lados

Aunque todo cerraba a las cinco de la tarde mientras caminaba encontraba saxofones en muchas presentaciones: fuentes, lámparas, murales. Checa las fotos que incluí en el artículo.

2.La gente es muy amable

No hablo francés o belga, me costó mucho trabajo que me entendieran en inglés sobre todo los meseros o taxistas; sin embargo son muy amables y al darse cuenta que iba de turista trataban de ayudarme en lo que se me atorara.

3.Los chocolates son los mejores que he probado

Bélgica se caracteriza por sus chocolates; sin embargo estuve en Bruselas y los mejores que probé fueron los de Dinant.

Anuncios
Anuncios

4.Cerveza, cerveza, cerveza

Para todo beben cerveza, este año la UNESCO nombró la bebida belga como patrimonio de la humanidad. También es la mejor que he probado.

Se acabó el año, en cuanto salgan los textos con la información del Museo de Adolfo Sax se los comparto. Mis mejores deseos para el año que comenzará. #Turismo