El fotógrafo mexicano Carlos Cazalis presentó su libro de fotografía titulado Sangre de Reyes, el cual toma como protagonistas centrales a la fiesta brava, los toros de lidia, aficionados, opositores y la figura del matador José Tomás, a quien Cazalis siguió por diferentes Plazas de todo el mundo durante nueve años para fotografiar su arte.

Para la edición de Sangre de reyes el fotógrafo Carlos Cazalis recurrió a una Plataforma de crowdfunding con el objetivo de recaudar dinero para convertirlo en realidad.

El fotógrafo calificó su obra como un tratado antropológico más que un trabajo meramente fotográfico en torno a la fiesta brava, sus contrastes y matices a través de la figura y el toreo del matador José Tomás a quien decidió seguir porque, aseguró, es un torero quien considera constantemente asediado por la muerte a la cual desafía.

Anuncios
Anuncios

“Todo lo que tenía que ver de #Tauromaquia lo vi en la encerrona de José Tomás en Nimes” aseguró el fotógrafo en referencia a la ya legendaria corrida donde el matador lidió a seis astados, cortó once orejas, un rabo e indultó a un toro.

“Después del cuarto toro yo no quería seguir tomando fotografías, sabía que en esa corrida iba a ocurrir algo excepcional” confesó el fotógrafo.

Respecto a la violencia en las corridas de toros el fotógrafo se manifestó en desacuerdo. De acuerdo con Cazalis la sensación de estar tan cerca de la muerte es lo que hace a los aficionados pensar en su propia muerte, respetar la plaza, al torero y, sobre todo, al toro. “La muerte es parte de lo que nos pasa en la vida, me molesta mucho cuando se un torero se excede con el descabello, por ejemplo, eso no es justo para el toro, ni para la afición, hay que aprender a matar y a morir” afirmó el fotógrafo.

Anuncios

Carlos Cazalis vivió y fotografió la hoy legendaria encerrona de Nimes poco tiempo después de la muerte de su padre, quien era aficionado a los toros. Fue a través de la fotografía, la cercanía con la muerte y el estudio de filosofía zen como el fotógrafo supero el duelo por su pérdida al mismo tiempo que construyó un legado visual y antropológico sobre la tauromaquia en Sangre de Reyes.

La obra resulta un libro honesto, con imágenes cargadas de una belleza y tragedia innegables, así como un contraste entre la vida y la muerte que no dejará indiferente a quien lo contemple. Imágenes en alto contraste y algunos destellos ocasionales de color que no esconde ningún aspecto de la fiesta brava: el rastro, el arrastre o manifestaciones antitaurinas contrastan con la solemnidad, el valor, la gloria e infortunios del matador José Tomás así como la grandeza y bravura del toro de lidia.

Acompañaron a Carlos Cazalis en la presentación el escritor Rafael Loret de Mola, la fotógrafa y curadora Patricia Mendoza, y el periodista Juan Antonio de Labra quienes reconocieron la importancia de la obra de Sangre de Reyes como un documento representativo para la tauromaquia y los aficionados al toreo. #Arte #Cultura Ciudad de México