Segunda parte, saxomanías con Ariel Bringuez.

El instrumentista platica que con ese método estudia digitación, se transporta mentalmente y a la vez refuerza sonido. "También checo cosas que luego aplico al jazz, por ejemplo, nada específico en realidad solo juego con muchos tonos, articulaciones.Formo mi propia caja de herramientas y veo lo que me sirve para hacerlos rutina".

Respecto a la improvisación recomienda que aunque el impulso de meter muchas notas en un solo les gane, traten de comunicar lo más que se pueda con elementos básicos. "Lo que más valoramos al oír a alguien es escuchar su propia voz, lo mejor es naturalizar el procedimiento de improvisación, cuando hablamos con alguien no es necesario escuchar cosas súper profundas, tocar es como hablar".

Anuncios
Anuncios

Otro consejo es que no solo escuchen jazz: que estén abiertos a todas las posibilidades y géneros; el cubano actualmente radica en Madrid, considera que lo enriquece como músico poder tocar con saxofonistas de todas las nacionalidades. #Música