Es lindo viajar, dar la vuelta al mundo pero, ¿estás consciente del mensaje que nos deja?, hay algo claro, ¿eres lo suficiente introspectivo para notarlo?, vamos a verlo con esta historia que les voy a contar.

Una tarde en las calles de Manhattan, NY, había mucho viento y caminaba justo para tomar un bote hacia la Estatua de la Libertad cuando de pronto me encontré con un tipo que ofrecía tickets a bajo precio para subir al bote que me llevaría hacia allá. Inocentemente saqué un fajo de dólares cuando, ¡pum!, los billetes de veinte salieron volando. Empecé a correr como loca por las calles y todas las personas comenzaron a gritar, los billetes parecían que caían del cielo, todos corríamos por ellos.

Anuncios
Anuncios

De pronto, apareció un tipo con algunos billetes para devolvérmelos pues varios billetes se habían perdido.

Me moría del frío y de la angustia de haber perdido dinero, pero… no quiero alargar más el cómo me sentía, me quedó claro que en ese momento la vida me enseñó una #moraleja y concluí, que el que volaran los billetes en el aire significó que no todo es dinero y que el tipo desconocido al devolvérmelo me mostró que a pesar de todo, ¡nada está perdido!, es así entonces que encontré una respuesta a las miles de preguntas que me había hecho durante toda mi vida; por ciertas aptitudes sociales que el ser humano consigue llevar mientras tiene riquezas se olvida de lo básico que es vivir.

¿Acaso tenemos que realizar demasiados viajes para tomar conciencia que en lo simple y sencillo está el porvenir de las cosas? Más allá de los intereses personales, alimentar el espíritu complementa todas las claves que estás buscando si deseas vivir a plenitud.

Anuncios

Yo recomiendo que cada vez que tomes un #viaje, cada cosa que vivas o pase, tómala como mensaje de vida, ¡sencillo pero eficaz!, para sanarte emocionalmente, si es que no has encontrado el sentido a la vida.

Les comparto mi forma de ver el mundo, retroalimentarse, conocerse, amarse, porque no entiendo cómo pueden vivir sin descubrirse cada día y sobre todo, cuando la vida nos hable entre simples vientos y cosas que nos rodean. Para ser exactos empezaré a cambiar la fórmula del término vivir, ya que nos olvidamos de la libertad por ser esclavos del “qué dirán”.

¡Es cierto!, todos tenemos elección de cómo vivir, pero si estás confuso no tienes claro lo que deseas, este consejo, observación o recomendación, como quieras llamarlo, puede servirte. ¡It’s up to you! #introspectivo