Como desde hace algunos años lo hace, The Metropolitan Opera (MET) de Nueva York cruza fronteras y lleva sus producciones hasta el Auditorio Nacional en la #Ciudad de México. Si bien estos maestros de la voz y la actuación no pisan suelo mexicano, la tecnología permite la trasmisión en vivo de algunas de las más grandes obras operísticas de todos los tiempos.

Esta temporada, que abarca algunos sábados de enero a mayo, está conformada por siete montajes entre los que destacan Nabucco y La traviata, de Verdi; Idomeneo, de Mozart; y Eugene Onegin, de Chaikovski. Se presentan, además, Romeo y Julieta, de Gounod; Rusalka, de Dvořák; y El caballero de la rosa, de Strauss.

Anuncios
Anuncios

Tecnología para vivir la cultura

En conjunto a la calidad del repertorio que se ofrece, la proyección se hace en pantalla gigante y con imagen en alta definición. Además, el sistema de sonido con que cuenta el #Auditorio NAcional es uno de los mejor valuados a nivel internacional.

De acuerdo a la historia del lugar, en el 2003 fue merecedor al premio Pollstar Award y en 2007 obtuvo el Billboard Touring Award. Ambos galardones en la categoría de mejor recinto internacional y que valoran, entre otro puntos, que el espacio cuente con instalaciones de vanguardia dignas para toda clase de espectáculos.

Un canto sin barreras

Además del valor que la tecnología confiere a la transmisión de la ópera, los asistentes a ésta, tienen la oportunidad de vislumbrar algunos detalles tras bambalinas. No es sólo grabar y reproducir, sino hacer al público parte de un acontecimiento.

Anuncios

De la mano de un presentador, el espectáculo comienza no con la ópera, sino con la presentación del escenario, del nerviosismo de los artistas antes de subir el telón. México no es el único país a donde el MET emigra. Varias son las naciones cuyos teatros rebasan su geografía para coincidir en un mismo momento en torno al arte.

Apreciar ópera en la Ciudad de México

A diferencia de otras presentaciones musicales -como conciertos de rock, por ejemplo-, a la ópera no le es fácil colocarse en las grandes carteleras. A pesar de ello, algunos lugares en la Ciudad de México, como el Centro Nacional de las Artes (Cenart) y el Palacio de Bellas Artes ofrecen constantemente sus escenarios a este tipo de montajes.

Sin embargo, la oportunidad de poder disfrutar de un espectáculo cuyo origen responde a una tradición teatral y operística de reconocimiento internacional, resulta altamente atractiva cuando la tecnología hace posible su acercamiento. #Ópera