Seamos sinceros con el presente. ¿Cuánto tiempo le dedicamos a la tecnología? Cuántas horas en la vida cotidiana le dejamos a una máquina y pasamos de largo de muchas operaciones humanas. Tal vez perdemos de vista ciertos valores de nuestra identidad cultural... quizá no leeremos del mismo modo las viejas leyendas.

Hemos pasado del ritual, de la esclavitud burda, de la persecución de brujas; hemos llegado al punto de legislar la diversidad sexual; tratando de evitar la forma horrible de la historia haciendo pruebas para compensar por ciertos fraudes que las élites hacen al pueblo y pueden llegar al abuso. Hoy las víctimas ya no son sólo las mujeres. Tenemos en el plano posibilidades relativamente imposibles hace siglos, como la de comenzar a entender quiénes son los responsables de las violaciones insostenibles que sufre la vida en este planeta, antes y ahora.

Anuncios
Anuncios

Quién pagará las consecuencias en el futuro próximo se dará cuenta de ciertos imperativos que curan la ciudad. Por ejemplo (sea un negocio o varios gremios en paralelo), los trabajos hechos para sanear los parques y plazas públicas nos conceden el beneficio de la duda, ante un escenario que aún percibe las decisiones desde el alcance en las finanzas públicas.

Entramos al lapso del conocido "año de Hidalgo". Esa será la recta final para que muchos políticos y empresarios maquillen el costo de su gloria haciendo inversiones o pidiendo créditos nuevos para ser mejor recordados. La Segunda Sección del Bosque de Chapultepec es prueba de ello. Cuando se dan las manos los gobernantes, los magnates y los niños, se hacen nuevos pasajes para iluminar la ciudadanía de la población. No hay fallo si usted ya conoce la zona, aunque valga prevenir la necesidad de unos nuevos estacionamientos junto a la barda del panteón.

Anuncios

Para quien va por primera vez conocerá un circuito de un sólo sentido y no recordará la entrada donde está la fuente de la UNICEF. En ese tramo hasta las fuentes de las Ninfas hay arreglos por encima de lo arreglado y se ha hecho un esfuerzo de economía para meter dos carriles para las bicicletas. Se están inventando ahí entre otras cosas, medios novedosos para mover a los paseantes. Usted si es mexicano ya debería conocer el Museo de Historia Natural, el del Cárcamo y el Jardín de Agua. La Fuente de Tlaloc y el Restaurante del Lago. No le sea chocante presentarse para reconocer el esplendor del Papalote, el Museo de Ciencia de Tecnología, y ya no digamos La Feria.

Eso unido a las torres mayores a corta distancia y la accesible nueva entrada para quienes llegan al Metro Constituyentes nos hacen pensar en el plan del tren a Toluca como colofón a una serie de cambios positivos, mismos que irónicamente nos hacen conscientes de las alarmantes decisiones de Gobierno cuyo favor se inclina con el petróleo, pero no blinda el equilibrio con el agua.

Anuncios

Se agradece un imaginario para las nuevas generaciones cuyo ocio lo dedican al deporte de la patineta. Si bien no han recuperado el bello Cocodrilo que Carrington legó (y ahora está en Reforma frente al 222); se nota una belleza distinta en el de concreto para lograr un efecto liso de convivencia y sobre todo riesgo para quien se lanza por las cimientes.

Hay mucha más población de la que usted imagina. También es cierto que muchos locales están cerrados (pidiendo ser intervenidos) y no se siente la presencia de los artistas contemporáneos. Crucemos los dedos para que se vierta algo así de interés en la 3a sección. #turismo cultural #bosque de chapultepec #Crónica Ciudad de México