La película de la que todos están hablando, protagonizada por Ryan Gosling y Emma Stone, no solo ha arrasado con el público en general sino que se ha llevado un gran número de nominaciones al Oscar, catorce para ser exactos. Gracias a la creatividad del director Damien Chazelle, las referencias de algunos clásicos del #Cine como Cantando bajo la lluvia, utilizadas en este film encajaron perfectamente ante el ojo crítico.

Gracias a una excelente selección de reparto, podremos ver una vez más a la pareja Gosling Stone en acción.

Es inevitable observar el buen equipo que hacen juntos en la pantalla, tal vez se deba a la amistad que tienen fuera del cine, factor que favoreció a La La Land para darle el realismo requerido.

Anuncios
Anuncios

A través de la trama, vemos como esta pareja nos trasmite la esencia de su papel casi inmediatamente haciendo que valgan la pena las dos horas de nuestra atención que dura este musical y aunque varios fueron los comentarios de desagrado debido al final de esta película, mucho más fueron las opiniones optimistas.

Posterior al estreno, se dio mucho de que hablar por este hecho, pros y contras se vieron plasmados por toda la red, sin embargo, seas o no seas amante del cine, esta película te lleva a la reflexión casi por obligación.

Desde el comienzo de este musical nos hablan de un mundo de soñadores, lo difícil que puede ser para algunos llegar a cumplir sus tan anhelados sueños. Puertas cerradas, personas que dejamos atrás, zonas de confort y hasta egoísmo, todas estas experiencias las podremos ver y vivir en este film.

Anuncios

Sin dudarlo, Chazelle entiende muy bien las preocupaciones de la generación soñadora millenial en esta película, la cual persigue la felicidad a base de la realización personal y no la del consumismo. Y qué manera tan peculiar de plasmarlo por medio de un musical, con sentimientos encontrados sobre el amor y una fantasía visual que te lleva al mundo hollywoodense de los años cincuentas.

No es una historia de amor de pareja, es una historia de amor propio.