Como parte de las extraordinarias opciones vacacionales del mundo caribeño, Venezuela dispone de innumerables destinos turísticos llenos de intenso sol y trópico, que anualmente captan la atención de los viajeros, en virtud de sus atractivos naturales y cercanía al mar.

La península de Araya situada en el Estado Sucre, en Venezuela, al norte del Golfo de Cariaco, ofrece una incalculable riqueza natural y destaca entre los lugares paradisíacos por ser un hermoso refugio del Mar Caribe. Ofrece ricas lagunas de sal, una excelente topografía con extensiones de playas, transparentes aguas, fondo arenoso y suave oleaje, que deslumbran a los visitantes con sus acantilados, lagunas y un sol reinante durante todo el año.

Anuncios
Anuncios

Esta península ofrece a los visitante más de 200 kilómetros de blancas playas y ensenadas vírgenes ideales para viajar, como playa Guatapanare, El Guamache, Chacopata y otras como El Castillo, Punta Arena, Punta Colorada, Vuelta del Toro y Muelle Grande, además dispone de servicios básicos para disfrutar días de confort frente al mar.

En Cumaná, unas de las ciudades más cercanas a la península, funcionan pequeñas empresas de transporte marítimo, que trasladan turistas durante todo el año a este paraíso, para disfrutar de sus naturales costas playeras. Su gastronomía caribeña se basa en ricas sopas de pescados y mariscos, pescados fritos, arepas y cocteles. Los pequeños restaurantes ofrecen comidas típicas de esta región y sus pintorescas posadas facilitan sencillas comodidades para el descanso y esparcimiento.

Anuncios

Vamos para el castillo

En la época colonial de Venezuela, los conquistadores españoles construyeron el Castillo Santiago de León, en la península de Araya, con el propósito de establecer un sitio de protección de las invasiones. Este Castillo se convirtió en la más importante construcción militar ejecutada, en aquellos tiempos, por el gobierno español. Muchos visitantes acuden curiosos a contemplar esta invaluable obra histórica, que les permite admirar paisajes marinos, llenos de tonalidades azules y blancas arenas.

Los materiales necesarios para su levantamiento e instalación, inclusive el agua, fueron transportados desde Cumaná, la capital del estado Sucre, por ser la localidad más cercana situada en tierra firme. La edificación de este monumento histórico realizado en la península se inició en el año 1623 y concluyó en 1665, convirtiéndose en la primera fortaleza de gran magnitud, construida por los colonizadores españoles en Venezuela. #Belleza #Turismo #Animación