La sociedad nos ha fallado. Ya no hay lucha de clases sino una lucha entre el individuo y el colectivo, en cualquiera de sus formas. Las relaciones interpersonales y el futuro se han vuelto efímeros. No solo la modernidad es líquida porque el mañana es incierto, sino que el amor, el tiempo y el miedo también lo son: los vínculos humanos son frágiles, hay incertidumbre y temor a lo que depara el porvenir.

Estos son algunos de los conceptos introducidos por el sociólogo, filósofo y ensayista polaco #Zygmunt Bauman, quien falleció el pasado lunes 09 de enero, y que siendo considerado un pesimista, fue más bien una de las mentes más lúcidas y certeras en relación a la sociedad actual como la “hija problema” del neoliberalismo.

Anuncios
Anuncios

Bauman no sólo hablo de la posible creación de una posmodernidad distópica sino que era un seguidor del llamado “altermundismo” o “#globalización alternativa”, que es un movimiento social heterogéneo que propone un desarrollo humano basado en valores sociales y ambientales, en oposición al neoliberalismo económico.

La era del precariado

Según Bauman, el conflicto ya no es entre clases (como planteaba el comunismo), sino de cada uno con la sociedad. Nos encontramos con más del 50% de jóvenes con títulos universitarios que están en el paro y, aquellos que tienen trabajo, cuentan con un empleo muy por debajo de sus cualificaciones: “Los grandes cambios de la historia nunca llegaron de los pobres de solemnidad, sino de la frustración de gentes con grandes expectativas que nunca llegaron".

Este fallo en la sociedad, producto del neoliberalismo de los ochenta y su onda expansiva, es lo que ha originado el llamado “precariado”, un neologismo creado por Guy Standing (profesor de la Universidad de Londres), y que combina las palabras “precario” y “proletario”, para explicar la creación de este nuevo colectivo:

El precariado tiene diferentes relaciones de producción o relaciones de trabajo. A diferencia de lo que es común en el proletariado, el precariado tiene un empleo inseguro, inestable, cambiando rápidamente de un trabajo a otro, a menudo con contratos incompletos o forzados a puestos de trabajo negociados e intermediados mediante agencias.”*

Las #Redes Sociales son aislantes

Otra de las áreas de estudio de Bauman han sido las redes sociales.

Anuncios

Bauman planteaba que éstas tenían un carácter antidemocrático y que al ser tan efímeras, como la propia modernidad líquida, resultaban volátiles y poco fiables. Además, siempre criticó la ingenuidad de considerarlas una herramienta del discurso político. Escribir mensajes revolucionarios en redes sociales no es hacer discurso político, porque no se interviene verdaderamente en el espacio público. Las redes sirven para aglutinar mensajes, para darle notoriedad a un discurso, pero el cambio debe hacerse en la vida real. El individuo hoy en día es incapaz de desarrollar relaciones interpersonales sólidas y duraderas, pero al mismo tiempo es capaz de tener más de 500 amigos en Facebook, con sólo un click.

¿Quién fue Zygmunt Bauman?

Fue un sociólogo, filósofo y ensayista polaco de origen judío. Su obra abarca temas como las clases sociales, el socialismo, el holocausto, y más recientemente, la modernidad y la globalización. Desarrolló el concepto de “modernidad líquida” y acuñó el término.

Anuncios

En la década de los sesenta militó en el Partido Comunista hasta 1968 donde tuvo que abandonar Polonia, después de la política antisemita desarrollada por el gobierno polaco. Posteriormente enseñó sociología en países como Israel, Estados Unidos y Canadá. Desde 1971 residió en Inglaterra, donde fue profesor en la Universidad de Leeds, y, desde 1990, profesor emérito. Ha escrito más de una veintena de libros y fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en el 2010.

*¿Qué es el precariado?, Guy Standing, 2014.