La recomendada de esta noche es “Viva la libertad", una joya sugerida por redes sociales por un amigo (no todo lo que se encuentra en redes sociales es simple, hay que saber buscar). Es una película entretenida de principio a fin. Un hombre de cincuenta años se encuentra en la encrucijada de su vida, mientras representa a la oposición italiana siendo el candidato a la presidencia del país.

En una época en la que el #Cine viene a menos, hay que alegrarse cuando uno se encuentra con una buena pieza que, sin muchas pretensiones, ni efectos especiales, ni historias pomposas sobre el idealismo del amor o de la justicia, transmite sensaciones que pueden ser traídas a la realidad con sencillez y con una magistral actuación de Toni Servillo (Enrico Oliveri).

Anuncios
Anuncios

La historia, que parece en principio sencilla, se enreda cuando Enrico decide huir de su posición de privilegio y desaparece sin dejar más rastro que una nota en la que pide unos días. Sus asesores están desesperados por encontrar una respuesta. Una situación desesperada lleva a su asesor principal y mano derecha, Andrea Bottini (Valerio Mastrandea) a encontrar al hermano de Enrico y a pedirle que lo sustituya en el papel de su hermano.

La historia desprende una cantidad de situaciones que son parecidas a las realidades políticas en América Latina: una izquierda sin discurso político, con ideales trastocados y con una convicción poco atractiva para los votantes que buscan algo diferente pero que no encuentran en la oposición el discurso ideal de cambio que se espera de ellos.

Con un enfoque personal, la vida tras la vida de los políticos y frases trepidantes como “Los políticos no tienen amigos”, la historia muestra dos caras de una misma moneda.

Anuncios

La locura como eje y motor de una sociedad que demanda revolución de pensamiento y el miedo al cambio como discurso de las tradiciones políticas tanto de derecha como de izquierda.

Una banda sonora exquisita, compuesta por Marco Betta y varios premios dentro de los que destaco la Cinta de Plata Especial para Toni Servillo y dos nominaciones al Globo de Oro en las categorías de mejor director y mejor guión, hacen de esta una buena opción para los que están cansados de ver películas de disparos y de superhéroes. #Cultura #opinión