Improvisando un poco entre las notas y las investigaciones para mis textos, saco tiempo para entretenerme escribiendo cuentos y poesías. Este es un cuento corto escrito en alguna laguna mental, no recuerdo dónde, no recuerdo cómo, pero allí está. La necedad y el amor, la locura y la decepción, todo está allí. Espero les guste. Voten y comenten.

Al amanecer

Las luces estaban apagadas cuando se despertó, serían las cinco de la mañana. Un hálito de luz se colaba por la rendija del cuarto de hotel en donde se estaba hospedando por lo que un hilo de polvo gris flotaba en el aire. Cuando salió del letargo miró al otro lado de la cama y no había nadie, estiró un poco su mano y estaba frío.

Anuncios
Anuncios

En la mesa de noche había una nota con letra cursiva. Estiró sus brazos hacía el cielo y dejó escapar un bostezo al tiempo que su espalda y su trasero crujían. Su cuerpo estaba desnudo cuando se levantó al baño, viendo por primera vez lo austero del lugar en donde se había hospedado.

Al salir del baño sirvió un trago de la botella de vino que había al lado de la carta, la escurrió toda en la copa y tiró la botella en el tapete rojo que adornaba todo el cuarto. Bebió el contenido de la copa de golpe y se sentó en la cama, sintió la textura rugosa del papel mientras se acomodaba para leer. Leyó atentamente cada una de las líneas suspirando cada cierto tiempo; al final de un largo suspiro repitió las últimas palabras que había leído en un susurro, como intentando convencerse de que aquello que había leído era verdad.

Anuncios

Cuanto más repetía las palabras su voz subía de tono, muchas gracias... muchas gracias... muchas gracias...

Muchas gracias, gritó, y su rostro se deformaba mientras seguía gritando y sus lágrimas se confundían con una especie de esputo color tinto que empezó a salir de su boca y que no lo dejaba respirar bien. Jadeando cayó pesadamente al suelo, recogió la botella y la estrelló contra el borde de la cama en la que tiempo atrás había dormido y gozado plácidamente. No sintió el corte. Antes de perder el conocimiento, susurró de nuevo "muchas gracias". #Cultura #literatura #cuentos