A partir del establecimiento de un campamento entre los ríos Ouse y Foss, los romanos establecieron la fundación de una ciudad que llegó a consolidarse en la segunda localidad más importante de Inglaterra. Con el paso del tiempo, se convirtió en fortaleza y en una ciudad llamada Eboracum, los anglosajones la llamaron Eoforwic, los vikingos Jorvik y finalmente los normanos la rebautizaron York.

Los normandos reconstruyeron la ciudad que anteriormente habían destruido y, para la Edad Media, York era una de las villas más prósperas y poderosas del norte de Inglaterra. Consolidada como una localidad muy concurrida por viajeros ingleses y extranjeros, sus visitantes se deleitan con sus características gastronómicas y calles llenas de tiendas con variadas mercancías que atraen inmediatamente la atención del visitante.

Anuncios
Anuncios

Su catedral principal, conocida con el nombre de La Seo, las murallas de la ciudad y muchos hermosos edificios medievales afortunadamente sobrevivieron a la reforma y a la guerra civil. Para el siglo XVIII, York que había dejado de ser un puerto internacional, era una ciudad de mercado, pero también una elegante capital social del norte de Inglaterra.

Cambio de imagen

En el siglo XXI el ferrocarril y dos empresas dedicadas a la fabricación de chocolate, contribuyeron igualmente a la transformación de York, convirtiéndola en una ciudad productora y llamativa para los interesados en invertir capitales. Entre sus fantásticas atracciones turísticas, resalta el museo Nacional del Ferrocarril y edificios históricos que progresivamente se han convertido en iconos de la ciudad, como el Ayuntamiento, la Alcaldía y el Museo de Yorkshire.

Anuncios

Debido a su magestuosidad, arte y riqueza histórica, La Seo es considerada la mayor de las iglesias medievales góticas del norte de Europa, domina la ciudad y es el principal templo de la provincia septentrional de la Iglesia anglicana de Inglaterra. Es la quinta catedral levantada en el mismo emplazamiento desde que Edwin, rey anglo de Northumbria, fuera bautizado aquí en año 627. Como resultado de los trabajos de conservación de monumentos históricos, La Seo apenas ha cambiado desde su conclusión en 1472.

Entre sus magestuosas características los visitantes pueden contemplar El Rosetón, vidriera que se instaló luego de finalizada la Guerra de Las Rosas. Las rosas rojas y blancas alrededor del girasol central, denotan la unión de las casas de York y Lancaster, mediante el matrimonio de Enrique VII e Isabel de York en 1486. Por otra parte, La Seo cuenta con la nave gótica más ancha de Inglaterra. La elevada arquería produce una sensación inmensa de luz, aire y espiritualidad; el cancel del coro divide la nave y está tallado con los monarcas ingleses desde Guillermo I a Enrique VI. En la época medieval los servicios religiosos se celebraban en el coro y el amplio espacio abierto de la nave era utilizado para realizar las concurridas procesiones. #Cultura #Arte #Animación