Nada mejor que acurrucarse en el sofá, ver una película con tu persona amada, mientras comen palomitas... ¿Netflix and chill te suena? Aquí te damos una lista de cinco películas que pueden disfrutar en casa este San Valentín.

1. Cuestión de tiempo (About time)

Viajes en el tiempo, efecto mariposa y #amor, mucho amor… Tim Lake (Domhnall Gleeson) es un muchacho poco afortunado en el amor. Parece que en su vida no sucede nada especial hasta que, al cumplir 21 años, su padre le confiesa que todos los hombres de su familia poseen una habilidad y esta es la de viajar en el tiempo. Sin embargo, este súper poder está sujeto a una restricción: sólo pueden viajar a lugares y momentos en los que han estado antes.

Anuncios
Anuncios

Así es como Tim decide que, en lugar de salvar al mundo, puede usar su habilidad para mejorar su vida amorosa. Las circunstancias y el destino hacen que Tim conozca a Mary (Rachel McAdams) y a partir de entonces sus viajes en el tiempo comienzan a tener más sentido.

2. De amor y otras adicciones (Love & other drugs)

Protagonizada por la bellísima Anne Hathaway y el simpático Jake Gyllenhaal, esta película no es una tradicional historia de amor. Jamie Randall, un representante de ventas de una farmacéutica, tiene un encanto especial con las mujeres y suele conquistarlas rápidamente, hasta que conoce a Maggie Murdock, una chica cuya vida está marcada por un Parkinson fase 1, a muy temprana edad. Si quieren llorar a moco tendido y, de paso, tener un rato agradable y visualmente atractivo, esta película es perfecta.

Anuncios

3. Mis noches púrpuras (My blueberry nights)

Dirigida por el genio del #Cine Wong Kar-Wai, esta película se basa en la historia de Jeremy (Jude Law), el dueño de un restaurante que conoce a Lizzie (Norah Jones) poco antes de que ella emprenda un viaje por Estados Unidos. Lizzie quiere viajar para olvidar algunas cosas de su pasado; sin embargo, es a través de su viaje que conoce a distintas personas, quienes se encargan de demostrarle que existen verdaderos abismos de soledad. Así, ella de redescubre a sí misma. Esta película es una joya cinematográfica: los colores, el impecable lenguaje cinematográfico y la música hacen lo suyo para que disfruten de una buena historia.

4. Antes del amanecer (Before Sunrise)

Quizá, esta es una de las mejores películas de amor que existen en el mundo. Dirigida por Richard Linklater, esta es la inusitada y curiosa historia de Céline (Julie Delpy) y Jesse (Ethan Hawke), quienes se conocen en el vagón de un tren en Europa. Ambos conversan durante todo el trayecto sobre todo y nada.

Anuncios

Una vez que el tren hace parada en Viena, Jesse debe bajarse; sin embargo, él cree que esa conversación no debería terminar así e invita a Céline a bajarse con él y recorrer la ciudad durante un día entero. Viena es el escenario perfecto y estos dos tienen mucha química. Viajan por la capital austriaca encantados por lo que sucede afuera y en ellos. Pasan una noche juntos y al día siguiente deben separarse, pero hacen la promesa de encontrarse en el mismo sitio, a la misma hora, seis meses más tarde… La película está llena de referencias culturales y sociales.

5. Una vez (Once)

Si eres fan de los finales felices, probablemente amarás u odiarás Once. Esta es una extraordinaria película de un amor que es casi imposible. Un músico callejero (Glen Hansard), a quien recientemente le rompieron el corazón, conoce a una chica inmigrante checa (Markéta Irglová), madre de una niña de dos años y casada con un hombre mayor con el cual no tiene una buena relación y que se ha quedado en su país de origen. Ella toca el piano pero no puede practicar ni hacerlo profesionalmente pues trabaja como trabajadora doméstica y vendedora de rosas para ganarse la vida. La magia sucede cuando ambos comparten su amor por la música y la pasión que los engancha a ella. Es una pieza cinematográfica imperdible, las actuaciones son entrañables y la música es extraordinaria. Once es una historia común y corriente, como muchas en la vida y pocas en Hollywood. #San Valentín