Antecedente histórico

El Carnaval de Huejotzingo se remonta al huejo prehispánico, por el año 1454 durante las guerras floridas contra tlaxcaltecas y aztecas cuando los guerreros usaban ropa de algodón, maxtli y portaban chimalli adornados con plumas, guerras que les valieron el no sometimiento al pueblo azteca y que hoy explica la continuidad de la fiesta por otorgarles confianza a los habitantes de la región, de que serán siempre libres, mientras vistan los atuendos de guerra.

Una etnografía en bicicleta

Es tiempo de carnaval, tiempo de darle gusto al cuerpo, pecar, beber, pelear y comer, es tiempo de fiesta, de desobedecer, pero también es tiempo de rendirle culto a la tradición, de compartir, porque se aproximan tiempos de siembra, de trabajo para así cosechar ciclos sociales continuos que garantizan nuestro sustento como humanos.

Anuncios
Anuncios

El pasado sábado 25 de febrero inicio el Carnaval de Huejotzingo y no hubo mejor decisión que llegar hasta aquel lugar desde la ciudad de puebla, que pedaleando con la camaradería para así complementar este artículo con un estudio de campo con herramientas etnográficas, bastante curiosas.

El reconocimiento de los sabores

A lo largo del camino por ser una región pulquera se pueden ir degustando variantes embriagantes de la producción local, mientras que el campo y el sentimiento embriagante de la bebida, te llevan a percibir el paisaje de una manera única.

Al llegar a Huejotzingo puedes acudir a una tienda y baquetear mientras comienzan las cuadrillas de los barrios a circundar la plancha del zócalo. Cerveza, pólvora y música de banda se mezclan y al tronido de los mosquetes, comienza el carnaval.

Anuncios

La embriagues y el zumbido de oídos no impiden completar mi objetivo antropológico y reconozco a los batallones que conforman la celebración:

  • “Estado mayor”, “negros” (negros traídos de África en la colonia)
  • “Apaches” (representación de los orígenes del carnaval en el Huejo prehispánico)
  • “Indios serranos” (fusión de culturas)
  • “Franceses” o “suavos” (intervención francesa del 5 de mayo)
  • “Sarracenos” (simpatía del pueblo huejo con estos por oponerse a la #Cultura occidental)
  • “Zapadores” (alta aristocracia)
  • “Zacapoaxtlas” (participantes en la batalla del 5 de mayo contra los franceses).

Todo lo anterior en medio de la dramatización del rapto de la dama con el ejército trigarante y la pachanga a todo lo que da cobra sentido social. “Aquí encontramos representada una parte importantísima de nuestra historia: el proceso de guerra de independencia porque nos muestra la desigualdad de clases y la ansiedad por vencer al dominador y lograr la equidad social (todo ello debidamente caracterizado con vestidos de la época “chinacos”)" (J.G.

Anuncios

Carcaño).

El regreso

De regreso a la ciudad de Puebla, con la luna como guía y una sola luz en el pelotón ciclista, pedaleamos con los colores, sonidos, olores y sabores del Carnaval de Huejotzingo con el imaginario colectivo de lo que representa dicha festividad y cumpliendo con el objetivo de traer hasta ustedes esta bella etnografía en bicicleta y a la vez dejando claro que esta festividad es la representación del orgullo de un pueblo guerrero y el vinculo con sus raíces. #México