El Parque Trasloma al sur de Guadalajara se llenó. No tardó mucho en volverse un mar de gente y más de 20 mil almas bailaron y cantaron al ritmo de 15 agrupaciones de rock de dos latitudes distintas.

Argentina y México se estrecharon la mano durante la primera edición del Cosquín Rock

Realizado en Guadalajara, Jalisco este sábado 18 de febrero, el festival musical se quedará durante los próximo cinco años, según explicaron sus organizadores durante una rueda de prensa previa al evento. Ahí, una selección de bandas provenientes del cono sur conectaron durante 12 horas con un público receptivo y ansioso por corear éxitos de sus músicos preferidos.

Anuncios
Anuncios

Las primeras notas del día retumbaron sobre el entarimado pasadas las 2 de la tarde; la inauguración oficial del Cosquín Rock México estuvo a cargo de Eruca Sativa, agrupación cordobesa, al igual que el festival, que combina el grunge y el rock duro y que no era una desconocida en la ciudad, su tercera visita a México se materializaba en uno de los dos escenarios principales dispuestos en el recinto uno junto al otro.

Tras su participación, la música no paró. Llegaron los Guasones, banda mítica en la escena argentina que llegaban por primera vez a México, confesaron ser una agrupación que no sale mucho de su país natal y que la experiencia los había dejado boquiabiertos, pues fanáticos portaban playeras y coreaban sus canciones con emoción. Se habían tardado en llegar.

Siguieron los grupos locales: Machingón y Golden Ganga, cada una con su estilo particular, mezclas tropicalizadas, con ritmo y una gran base de seguidores, bandas que no saben fallarle a su público.

Anuncios

El baile estuvo garantizado y dejaba al público con ganas de más. La Beriso fue otra agrupación de Argentina que hizo su aparición en escena, con casi dos décadas de experiencia, su música dejó de manifiesto que el diálogo entre el sur y el norte se rompe entre las notas musicales. Trasloma ya caminaba sola y el Cosquín Rock México vivía su primera edición con fervor.

Llegaron Las Pelotas, otra agrupación representativa del país sureño que ha estado presente en todas las ediciones del Cosquín en su natal Córdoba desde 2001. Guadalajara no fue la excepción y su concierto hizo notar la presencia de más y más gente. El rock pausado, las letras cadenciosas y el oficio de sus músicos avivó las brasas y los fanáticos se abarrotaron en el primer escenario.

Amplia convocatoria

El sold out se hizo evidente y eso que faltaban las presentaciones de las cabezas de cartel: Los Cafres y su reggae siempre son bien recibidos por el público local y Cuca, tapatíos de culto que no permiten la quietud, ni para descansar, con su rock frenético.

Anuncios

"La señorita cada de pizza", "Implacable" y hasta una colaboración con Alfonso André de Caifanes fue su participación.

Tras el menú argentino, los sonidos autóctonos rompieron la noche. Café Tacvba y su íntima conexión con el público mexicano logró hacer de 20 mil una sola voz: "Papara papa eueo" coreaban su tema "El baile y el salón", le siguieron otras representativas como "Las flores", "Eres", "Déjate caer" y la ya clásica coreografía del cuarteto de Satélite.

Caifanes, clásico de clásicos del rock nacional ahogaron al Cosquín Rock México en un enorme coro que al unísono cantaba los temas que trascienden las fronteras del tiempo: "No dejes que" o "La célula que explota", para que al final, Panteón Rococó terminara de agotar a los guerreros que, con sol del medio-día y luego el fresco de la media-noche, se aventaran una jornada rockera, multicultural y de altos decibeles.

No todo fue miel sobre ojuelas

Pese a la exactitud en los escenarios y la gran convocatoria, los accesos se vieron rebasados y mucha gente se quejó por las largas filas que los hacían esperar al ingresar y al salir del festival. Las críticas en redes sociales no se hicieron esperar. Sin embargo, dentro del Parque Trasloma se podía disfrutar de comida argentina, juegos y actividades de los patrocinadores.

¡Aguante Cosquín! #CosquinRockMexico #Rock argentino #Festivales de Rock