Quizá nosotros como mexicanos, al escuchar sobre el evento de Los Premios de la Academia, los percibamos con cierto aire de glamour, quizá de admiración artística, quizá como un simple concurso banal, no obstante debemos aceptar que muchos nos mantenemos al tanto de las actrices, actores, productores, películas y demás artistas nominados a este famoso galardón e incluso, hasta hace algunos años, nos parecía imposible que un mexicano pudiese ganar un Óscar. Sin embargo, hace poco se ha descubierto la fórmula efectiva para obtener este preciado reconocimiento.

En la psicología existen temas que pueden ser tan brillantemente dilucidados con sólo observar algunos patrones de conducta, que pareciera increíble que nadie los hubiese notado antes, gracias a esto es que podemos observar noticias como esta.

Anuncios
Anuncios

Resulta ser que se ha llevado a cabo un estudio por parte de la Universidad de Queensland, en Australia, que nos indica cuáles son las condiciones propicias para que un actor gane este premio. El líder de la investigación, Niklas K. Steffens, encargado del Departamento de #Psicología, abarcó un grupo de 908 nominados, de los cuales 97 eran ganadores y 383 estuvieron nominados (sin éxito) en el caso de los premios Óscar, por otro lado se incluyeron 97 ganadores y 331 nominados para los premios BAFTA, ambos, lógicamente, tienen como objetivo premiar las mejores interpretaciones cinematográficas, además de la producción y a los diferentes miembros de este asombroso mundo.

Curiosamente, los resultados arrojaron que, en el caso de los premios BAFTA, el 52% de los ganadores eran de nacionalidad estadounidense.

Anuncios

Por su parte, en los premios Óscar, el porcentaje de ganadores estadounidenses ascendía al 68%. ¿Qué nos indica esto? Sabiendo que el estudio englobó academias de los Estados Unidos e Inglaterra, respectivamente, la marcada diferencia que existe entre la tasa de estadounidenses que han ganado el reconocimiento en el Óscar es mucho mayor. Podemos pensar que, en una expresión meramente social, un crítico o miembro del jurado apreciará más una interpretación que le es familiar a una en la que no encuentra nigún tipo de identificación. De este modo, su criterio sería guiado a la forma en que vea reflejada su cultura.

Según las palabras del propio investigador: “Nuestros resultados indican que una actuación puede ser juzgada como extraordinaria no sólo por su calidad objetiva. Los integrantes del jurado tienden a reconocer como más brillantes aquellos trabajos artísticos con los que se sienten socialmente más identificados.”

Existen también factores que influyen en la premiación, como el éxito que haya tenido el filme, el género y demás, no obstante algo que va siendo claro es el hecho de que la nacionalidad importa sobremanera, dado que al analizar el caso de los BAFTA se detectó que el 42% de los actores británicos nominados ganaron indiscutiblemente su reconocimiento.

Anuncios

Según nos dice el experto: “Hay una creencia generalizada de que lo que percibimos como una creación original y excepcional. Viene dada por sus propiedades objetivas, pero en realidad está fuertemente influenciada por los grupos sociales de los que formamos parte y que nos proporcionan la base para dar sentido al mundo”.

Por lo tanto, a lo mucho que podríamos aspirar como mexicanos es a un premio Ariel, sin afán malintencionado, puesto que lógicamente premiaremos a alguien que refleje fielmente una realidad que conocemos y de la que estamos orgullosos. #Cine #Premios Oscar