Debo admitirlo. Salí un poco ansiosa de la sala de #Cine. Durante las casi dos horas que dura esta película me mantuve pegada a la butaca y, de vez en cuando, apretaba con fuerza la mano de mi acompañante para soportar los nervios que me producía el no saber qué iba a pasar. Fragmentado es una de esas películas que vale cada peso que pagas en la taquilla del cine. Cumple lo que promete. El espectador tiene asegurada su dosis de entretenimiento y mucho más.

La película, cuyo título original es Split, es la última entrega de un renovado M. Night Shyamalan que deja atrás los sinsabores de cintas como La dama en el agua, After Earth y El último maestro del aire para volver a un género que domina a la perfección: el thriller psicológico.

Anuncios
Anuncios

De esta manera, con Fragmentado, Shyamalan nos recuerda que aún hay vida en el cine para el autor de increíbles películas como El Sexto Sentido o Señales.

Utilizando como recurso narrativo la premisa de un hombre que padece un Trastorno de Personalidad Múltiple Shyamalan nos presenta a Kevin, un hombre con 23 personalidades que recibe tratamiento con la Dr Fletcher bajo la identidad de un gay experto en moda llamado Barry. La pesadilla comienza cuando otra de las personalidades de Kevin, el obsesivo Dennis, secuestra a tres chicas con el objetivo de alimentar a La Bestia, una nueva y aterradora versión de Kevin que busca dominar a las otras.

Entre las chicas secuestradas se encuentra Casey (Anya Taylor Joy), una joven tímida con un gran instinto de supervivencia, forjado a través de terribles experiencias, que la llevará a entender que puede jugar con las personalidades de Kevin para encontrar una salida.

Anuncios

Es así que mientras Casey y las otras chicas buscan la manera de escapar, Kevin lidia con sus trastornos y la Dr Fletcher trata de unir las piezas de un confuso rompecabezas, el espectador se muerde las uñas para lidiar con las distintas emociones que despierta la película.

Entre otras cosas destacan movimientos de cámara que refuerzan la intención de la cinta y la actuación de un James McAvoy (X-Men) que lo mismo va de una señora a un niño de que ama a Kanye West, en cuestión de segundos. Fragmentado es la opción si no sabes que ver esta semana.