A penas en las primeras dos líneas de su más reciente sencillo, #Katty Perry nos cuestiona. “¿Estamos locos? Viviendo nuestras vidas a través de un lente”. Es desde ahí que sienta el tono de lo que es Chained to the Rhythm, sin duda, una crítica al sistema capitalista, al consumismo y a diferentes políticas que rigen el mundo actual; todo esto disfrazado de #canción pop. El #Video fue estrenado esta semana y tiene mucho qué enseñarnos sobre nuestra realidad actual.

Al parecer, la melena rubia de Katty Perry no es el único cambio radical que ha sufrido la cantante. De alguna manera, esa transformación le regala al mundo una Katty más preocupada por la situación de enajenamiento en que vive la sociedad que por el hecho de haber besado a una chica en una fiesta.

Anuncios
Anuncios

Esa madurez es la que vierte con creces en el video del tema con el que regresa a los escenarios.

Días antes de lanzar el video oficial, la artista dio a conocer el video lírico, en él se puede ver a un hamster alimentado por una mano omnipresente, con abundante comida chatarra, mientras el peludo observa en la televisión a un ratón corriendo sin parar. Ahora, este material se relaciona con la atmosfera ochentero-futurista que Katty Perry creó para ilustrar el mundo orwelliano al que hace referencia en Chained to the Rhythm. En este contexto nosotros somos los hamster alimentados con experiencias "chatarra".

Si bien la intérprete no deja de lado su esencia, coloridos escenarios y un ritmo sin duda pegajoso –digno del buen pop-, con increíble talento e ingenio –aplauso para el equipo de producción que la rodea y que también lo hizo posible-, Katty Perry nos da una cachetada de realidad utilizando un género en el que se creería poco posible.

Anuncios

Y esta mujer lo logra a lo grande.

Oblivia es el parque de diversiones donde todo ocurre. Personas que viven el momento a través de sus teléfonos, gente que sólo quiere satisfacer sus deseos sin pensar en las consecuencias, humanos convertidos en “zombies borrachos” –como dice la misma canción-. Humanos que corren en círculos sin saber porque, para mantener a un sistema que los esclaviza mientras los hace sentir que son libres.

He aquí una gran propuesta por parte de la cantante. Un ejemplo de que el pop puede seguir siendo pop sin tener un contenido vacío o superficial. Es posible que esta canción se cuele en todas las listas de popularidad y sea un éxito de ventas, tal como Katty está acostumbrada, pero eso no le quita que dentro de ella haya un mensaje poderoso. Mejor aún, siendo Katty Parry quien lo dice, con esos tonos pegajosos, es posible que el impacto llegue a millones y quizá, solo quizá, despierte algunas conciencias que estaban dormidas. Sin duda vale la pena encadenarse al ritmo de esta canción.

Anuncios

Aquí algunas críticas y referencias que puedes observar en el video. Busca las tuyas, seguro hay muchas más:

-El “juego” titulado The Great American Dream Drop muestra gente feliz subiendo a idílicas casas, las cuales representan el sueño de la burbuja inmobiliaria que vivió Estados Unidos entre 2006 y 2007. Un poco más delante de esta escena se ve como el juego deja caer en picada las casas perfectas, una clara referencia a la crisis que tuvo el país vecino del norte en 2008 como consecuencia de dicha burbuja.

-Por su parte No Place Like Home muestra a un par de inmigrantes siendo arrojados a través de un muro blanco, sin duda como representación del muro de Donald Trump.