En el nuevo mundo quedan pocos descendientes de los protagonistas de la historia previa al Siglo XX. Para saber las cosas usted puede preguntarle a Siri o puede regirse por lo que nos enseñaron en el Siglo XX; lo mismo que seguramente se enseña ahora de cualquier modo.

No sabemos cuántas horas dedicó usted a la historia del México Prehispánico. Consideremos nuestra historia desde el momento cuando se escribe acerca del gran encuentro entre las culturas Europeas y los habitantes naturales del continente americano.

La verdadera historia de la conquista. No quedaron muchos vivos según sabemos para contarlas. Casi se autoriza que lleguemos a nuestra propia versión, dada la lógica de la adversidad. Hay algunas versiones que nos llevarán a creer que Cortez era un villano, aquí sostenemos que probablemente la maldad no provenía directamente de él.

Según sabemos hasta la famosa noche triste, el conquistador no quería exterminar a la civilización previa, pues con Moctezuma ya habían visto modo de negociar una transición menos violenta al nuevo dominio de la corona, que no dejó de ser la imposición de una autoridad tributaria.

Queda mucha oscuridad acerca de lo que sucedió en el Palacio Azteca cuando el general salió para enfrentar a los propios españoles que se traían una revuelta desde Veracruz para ponerle en su lugar por orden del Monarca.

Anuncios
Anuncios

Dicen varios cronistas que habló Moctezuma, quién desde hacía años estaba bastante trastornado y el pueblo le lanzó piedras porque ya no creían en su palabra. Cuitláhuac asumiría el rol de guerrero que demandaba le pueblo ante la paradoja que se planteaba.

Ya andaba también Cuauhtémoc calentando los ánimos de su estirpe para sacarse al invasor de la piel. Atacaron a los hombres de occidente sin tregua, a partir de entonces, cada hombre, mujer y niño; aunque las bajas fueran por centenas, dada la habilidad de unos cuantos aventureros.

Se llevaban todos los tesoros sagrados y gustaban de humillarlos en sus templos cuando hacían sus rituales o buscaban sacrificar a alguien. Las entidades o fuerzas cósmicas demandaban la sangre. Los españoles traían todo tipo de enfermedades, y resistían al embate de millones.

Anuncios

Regresa Hernán Cortés y ya no puede contentar a los Mexicas. Se narra y existen películas o documentales en línea que nos hacen constar el robo del oro y los regalos que se habían hecho. El conquistador cogió a caballo y salió durante la noche para evitar un ataque definitivo. Siguieron la Calzada de Tacuba.

Desafortunadamente son descubiertos y comienza una terrible refriega. Se queman los puentes, se usan todo tipo de armas. Desde las casas destruidas cada gente ayuda, los Dioses pierden su máscara, también mueren. Pierden su botín en el lodo.

Sobreviven huyendo hasta donde se encuentra la iglesia de San Hipólito y siguen su marcha de miles hacia donde los esperaban sus aliados para planear el sitio y el exterminio de Tenochtitlán.

Hay en el barrio de Popotla un árbol que recuerda todos estos cuentos. No sobrevivió el tule por un incendio provocado, pero se enrejó y dedicó una pequeña plaza con una fuente al lado de un Templo. La sinuosidad y belleza de lo que habría sido el árbol en el contexto antiguo nos alcanza con su brazo nostálgico.

Anuncios

Ahora Tacuba tiene ciclo pista. Por debajo cruza esta tierra de abundancia, la línea 1 del metro. A unos pasos hay un parque y una casa cultural que nos invita a relacionarnos con el nuestras raíces con talleres y eventos populares. #turismo cultural #árobol de la noche triste #Crónica Ciudad de México