La importancia del control de natalidad para fortalecimiento de cualquier pueblo, así como para la reducción de pobreza del mismo; no son nociones actuales, sino ya conocidos y trabajados desde la antigüedad humana. Autores como Aristóteles, Hipócrates, Sorano de Éfeso e inclusive el emperador Augusto, son algunos de los referentes que encontramos como titulares durante la revisión a la antigüedad haciendo mención a temas acerca de la #Sexualidad, especialmente sobre #Anticonceptivos o aborto.

Una de las primeras menciones que se encuentra data de los egipcios hacia los años 1900-1100 a. C. señalando algunos contraceptivos como la cola de acacia, la miel o las deyecciones de los cocodrilos, así como los tapones vaginales con sustancias ácidas, para matar el esperma o impedir que penetrase en el útero.

Anuncios
Anuncios

Por otra parte, los griegos incluían varios procedimientos que endurecían las paredes del útero mediante el aceite de cedro, el ungüento de Saturno, o una pomada a partir de aceite de oliva o de incienso. Mientras que en Roma se llevaba a cabo el uso de una mezcla compuesta por aceite rancio de oliva, miel y bálsamo o resina de cedro, que debía introducirse en el útero. Así como un método que consistía en introducir una bola de lana en la vagina y empujada hasta la entrada del cuello del útero, empapada de vino u otras sustancias de textura gomosa.

Y aunque existen otros métodos más, podemos a partir de varios estudios actuales que se realizan sobre la sexualidad en la #Historia, entender que algunas cuestiones tales como la represión sexual o la prohibición de la contracepción, se difunden debido a una malinterpretación que ciertas ideas subjetivas y que no aparecen en la mayoría de los archivos como "prohibidos", se infunden a la sociedad.

Anuncios

Asimismo, la mal información decae en el fanatismo religioso y la creencia como dogma de varios textos mal infundados.

De esto, nos es posible concluir en la importancia que juega la sexualidad como otro modo de observar la expresión cultural. Igualmente, aprender que la lectura y la concepción del mundo, no sólo deben de atenderse en favor de uno u otro personaje, sino que debemos desnudarnos la mente de juicios previos, para poder observar a la humanidad y aprender de ella sin dejarnos guiar por la ignorancia.