Uno de los requisitos para acceder a las nominaciones de los Oscars es haber sido estrenada la película en el condado de Los Ángeles en una corrida comercial de mínimo siete días, realizada antes del 31 de diciembre del año anterior. Parece que para ser el premio comercial más importante del mundo puede resultar un tanto local uno de los criterios para acceder a la postulación.

Los premios Oscar se crearon en 1929 con la intención de aglutinar a los involucrados en la industria del #Cine para limar asperezas de disputas de contratos y acuerdos complicados entre productoras, distribuidoras e individuos. Esta era la verdadera intención bajo el pretexto de reconocer la labor de excelencia dentro de la industria del cine bajo la iniciativa de Louise Meyer, presidente de Metro-Goldwyn-Meyer.

Las Academias tradicionales son un conjunto de instituciones educativas que avalan frente a la vida pública ciertas actividades relacionadas con el conocimiento de un gremio específico. Muchos artistas, desde el Renacimiento, eran reconocidos por su trayectoria al ser invitados por la Academia para ser parte del mérito oficial. Para muchos artistas, sobre todo en el siglo XIX, ingresar a la Academia o tener su reconocimiento era un símbolo de plena decadencia.

Actualmente, el reconocimiento de las Academias de cine tiene como objetivos la promoción y los cálculos de negociación que ayudan a tasar a la alza a los reconocidos y galardonados. Automáticamente su valor dentro del mercado de la industria del cine de Hollywood se dispara para seguir engrasando la maquinaria que lo sustenta, desde espacios de promoción por ventas de imagen, hasta la cotización dentro de la industria de los representantes y promotores de artistas, incluídos fotógrafos, guionistas, directores y productores.

La lucrativa industria de Hollywood está compuesta por aproximadamente 300 mil trabajadores directos que se benefician de las prácticas globales de la industria de cine para estar a la cabeza de los mercados. La cantidad de pantallas con películas de la industria norteamericana es muy desigual frente a las industrias locales.

Otro de los grandes éxitos de la gala de los premios Oscar es sin duda las audiencias televisivas que año con año busca romper records de audiencia en vivo diseñando un programa de #Televisión para mantener la tradición anual donde los integrantes de la academia premian a lo mejor del año.

Los académicos son, en su mayor número, representantes de todas las actividades de la vida cinematográfica, personas que alguna vez han sido nominados o ganadores del Oscar, así como distintos representantes de los sindicatos de todos los gremios alrededor de la industria de Hollywood.

Como decía Sam Mendes en una entrevista al recibir un premio Oscar por American Beauty, “no se te olvide que esto sólo es un programa de televisión”. #Hollywood #Oscars #Cine ##Cultura #TV