Los personajes de las películas dirigidas por Martin Scorsese son representaciones fidedignas, descarnadas, y sublimes de la naturaleza humana, con todos sus matices, virtudes, defectos, culpas, pecados y cobardías. Su más reciente película no es la excepción.

El último trabajo del realizador neoyorquino de 75 años ganador de un Oscar (si, sólo uno) lleva por título Silence (Silencio). El filme cuenta la historia de dos sacerdotes jesuitas quienes en el año de 1633 van en busca de su mentor desde Portugal a Japón debido al rumor de que mediante tortura fue obligado a abjurar de su fe.

En aquellos años la práctica y difusión del cristianismo estaban prohibidas en Japón. Las penas por practicar este culto eran renunciar públicamente a dicha fe, tortura y muerte. Del mismo modo los inquisidores japoneses pagaban recompensas considerables por entregar a practicantes ante las autoridades. Por un fraile dicha recompensa alcanzaba las trescientas monedas de plata.

Cuando los frailes Rodrigues y Garupe, interpretados por Andrew Garfield y Adam Driver, llegan a Japón se encuentran con aldeas flageladas por el hambre y la miseria, cuyos habitantes encuentran consuelo para sus almas en una versión distorsionada del cristianismo. Muchos de estos desdichados están dispuestos a dar su vida por esta fe y por los frailes recién llegados, a quienes apenas conocen.

Completa el reparto Liam Neeson quien interpreta al padre Ferreira quien debe enfrentar la tortura física así como asumir la responsabilidad sobre la vida de aquellos creyentes que decidieron seguir la fe cristiana en la región con el conocimiento de que una sola acción suya podría salvarlos de la muerte. La última carta de Ferreira hacia su congregación será el detonante para que sus dos discípulos emprendan el viaje para traerlo de vuelta y salvar su alma, en caso de haber abjurado su fe.

La premisa de Silence en manos de un director menos experimentado pudo resultar en un panfleto que exaltase la fe cristiana como piadosa y evangelizadora. Sin embargo, Martin Scorsese propone una mirada hacia la multiculturalidad, la tolerancia, defensa de los valores espirituales así como los simbolismos y el valor de la vida humana, la cual no siempre está por encima de ideologías o dogmas.

El filme es muy diferente al #Cine que nos tiene acostumbrados Martin Scorsese, sin embargo, es una mirada hacia la espiritualidad desde la perspectiva de un gran director de cine quien pasará a la historia por películas como Taxi Driver, Toro Salvaje, Buenos Muchachos o La última tentación de Cristo, grandes películas que todo cinéfilo debe revisar (si no me creen, véanlas) para verificar su modo de contar historias y salir corriendo a ver Silence. El filme se estrena el próximo 17 de febrero. #Cultura Ciudad de México #Premios Oscar