Para comenzar, te recomiendo que leas esta nota en un sitio tranquilo, degustando una taza de café, sentado(a) con buen tiempo y sin presiones.

Todos hemos visto a alguien caminando por la calle con un teléfono celular en la mano, ya sea pendiente de lo que revela la pantalla o simplemente sosteniéndolo como si se tratara de una parte de nosotros, resulta hilarante pero esta dinámica sólo nos ha traído complicaciones musculares, sociales y hasta emocionales.

El año pasado, la revista Time publicó un artículo sobre el uso de los celulares en adolescentes y el vínculo que existe con cuadros depresivos a causa del mismo. En pocas palabras, el aumento del uso de este tipo de tecnologías está desarrollando una generación completamente vulnerable, fácilmente manipulable ante las reglas del estándar social y con pocas, o nulas, herramientas para enfrentarse a la vida.

Anuncios
Anuncios

El asunto aquí es reconocer, como en toda adicción, que representa un problema importante, debemos confesar que en algún momento nuestra muñeca ha empezado a punzar, quizá el antebrazo se siente un poco débil y hasta el codo ha presentado cierto dolor. Por otro lado, el dormir con el celular cerca de la cama ha demostrado ser perjudicial en el desarrollo de la melatonina, hormona responsable de la reparación del cuerpo tras el desgaste del día. Al enfocar nuestra atención en el celular, perdemos la mayor parte de información del exterior como instrucciones, señalamientos, emergencias, etc. ¿Necesitas más motivos para reconocer que esto tiene un efecto dañino para tu salud?

Ahora bien, si lo que deseas es abstenerte poco a poco de revisar el celular las 89 veces al día que lo haces, debes comprometerte a seguir estos sencillos pasos.

Anuncios

  1. ¡Cuéntale a todo mundo lo que estás pasando! Compañeros de trabajo, amigos, padres, pareja, etc. Comunícales que necesitas dejar a un lado la adicción a la tecnología y que necesitarás su ayuda para no tener esa ideación obsesiva de revisar tus notificaciones.
  2. No vayas a la cama con tu celular. Es muy problemático y debes tener en cuenta que si tienes a la mano tu teléfono, si de casualidad comienzas a tener insomnio, tomar el celular empeorará toda la situación. Compra un reloj despertador para no tener excusa y guarda el celular lejos de ti.
  3. A nadie le interesa saber lo que comerás. A menos que sea una gran hazaña, te aseguro que nadie necesita ver una fotografía de tu almuerzo antes de ser digerido, por lo tanto no hay necesidad de tener el teléfono a la mano, tómate ese break de la tecnología y disfruta lo que comes, el aroma, el sabor, la compañía, etc.
  4. Cero notificaciones. Obviamente una adicción se gesta en las entrañas de esas aplicaciones que te notifican hasta lo que compró tu contacto en el Oxxo, desactiva todas las notificaciones que puedas y verás que es más sencillo ignorar el mundo cibernético.
  5. Por último, lo más sencillo: si estás aburrido, #Facebook no lo es todo, la creatividad y las ideas productivas surgen en los momentos de calma o de reposo, en lugar de ponerte a jugar Candy Crush, ¿por qué no optas por hacer un poco de introspección? ¿Quizá algo de ejercicio?

Son consejos muy básicos y probablemente estás harto(a) de la cantaleta del celular, sin embargo créeme que una vez que aprendas a usar esta herramienta sin obsesionarte, la disfrutarás aún más.

Anuncios

#Smarthphone #Salud mental