Por Mitzi Vera

Twitter: @mitziperiodista

Aunque ambos están en Bélgica, la diferencia que noté es enorme: desde las personas que habitan en cada lugar hasta en los costos de alimentos, por ejemplo.

Dinant es un pueblito ubicado en Bélgica, específicamente la provincia de Namur: es el lugar en el que más gasté durante mi viaje. Una pasta costaba 18 euros, mientras que en Bruselas un menú con huevos, café y pan estaba sobre los siete euros.

Al ser un pueblito todo lo cierran muy temprano, a las cinco de la tarde se acaba la vida, solo quedan algunos restaurantes abiertos. Aunque eso sí, el Museo de Adolfo Sax (el creador del sax) está abierto las 24 horas del día; en Bruselas hay acción sin importar la hora, puedes tomar un café y sentarte en la Grand Place y el movimiento que hay es increíble.

Anuncios
Anuncios

El frío en Dinant se siente más, además de que es súper tenebroso caminar por la noche. Todo está solo; sin embargo en Bruselas aún en la madrugada encontrarás carros por todos lados y el alma de fiesta. #Turismo