Como cada año al sureste de la Ciudad de México en la delegación Tláhuac, los habitantes de San Andrés #Mixquic se preparan para celebrar del día tres al seis de marzo el santo jubileo, #tradición que alberga la creencia que el Santísimo se encuentra entre los pobladores a lo largo de 40 horas para repartir júbilo entre las personas, por lo que los barrios de San Bartolo, Los Reyes, San Agustín y San Miguel organizan comidas y panzeada, como ellos le llaman, esto para dar gracias a los asistentes por haber ido con ellos.

La sociedad es parte fundamental para llevar a cabo las tradiciones a su mayor esplendor, se conforma por padres de familia y de los jóvenes, quienes el día cinco por la madrugada colocan el empopotado (papel picado, lazo y popotes) entre las calles de una casa a otra, mientras que el día seis las calles de Mixquic son barridas para que los pobladores con aserrín de colores, agua, estencil y del ingenio, formen un enorme tape con figuras que van desde grecas, animales, símbolos religiosos y de personajes animados.

Anuncios
Anuncios

La parte fundamental es que el tape se conecte con las cuatro capillas que se encuentran en los diferentes barrios, donde el Santísimo sale de la iglesia principal y recorre cada una de ellas hasta regresar a la casa de Dios.

Al término de la procesión, los habitantes de Mixquic, para continuar con la tradición del santo jubileo cada barrio compra o arma su propio torito, cada torito trae de 10 a 12 gruesas, es decir, una hilera con más de 20 cohetes, por lo que cada torito lanza entre 200 y 240 corredizos encendidos, los barrios se disputan su nombre con la cantidad de toritos que van a quemar y con un enorme toro al final de cada tanda, el cual es cargado entre cinco personas o le adaptan pequeñas ruedas para poder empujarlo, al final de la jornada, los que se animan a cargar el torito terminan con su ropa hecha harapos por la gran cantidad de fuego que reciben, y desde quemaduras leves hasta de tercer grado.

Anuncios

De Mixquic a Tultepec, entre tragedias y júbilo

A pesar de que en el ámbito pirotécnico han sucedido tragedias devastadoras que han provocado pérdidas humanas, las tradiciones siguen su curso, y tal es el caso de la Feria Nacional de Piroctecnia 2017 y la celebración al patrono San Juan de Dios en Tultepec, lugar donde se realizan concursos de pirotecnia, y baile con grupos musicales, aunque a escasos tres meses, el 20 de diciembre de 2016, en el mercado de San Pablito ocurrió una gran explosión, que arrasó con todo a su paso dejando palos quemados, estructuras semi levantadas y una infinidad de escombros, además de 42 personas fallecidas.

Sin importar los acontecimientos con pérdidas humanas, el fervor por las tradiciones sigue más vigente que nunca y los pueblos de San Andrés Mixquic y Tultepec que aún le faltan tres días de festejo, seguirán celebrando sus creencias religiosas con gran pasión. #Cultura Ciudad de México