La gran mayoría de los turistas promedio realizan viajes vacacionales atraídos por destinos turísticos ambientados en el verano, sol brillante y larguísimas playas azules y esmeralda. Sin embargo, existe un público amante del esquí sobre la nieve, que se desplaza de un destino a otro en busca del invierno, como una anhelada oportunidad para relajarse, admirar fríos escenarios naturales y compartir con familia y amigos.

Camilo Ezagüi, en su libro Los principios del #Turismo moderno, afirma que mientras que en Europa y en Estados Unidos los vacacionistas se preparan para viajar y disfrutar de los placeres del caluroso verano, en el sur del continente latinoamericano, es común que los amantes de la nieve se dispongan a disfrutar días de esquí y se dirijan a #Chile o Argentina; normalmente esto ocurre entre los meses de junio y octubre, ante la llegada del invierno.

Anuncios
Anuncios

Los alojamientos para este tipo de actividad turística la conforman encantadoras y pintorescas cabañas con chimenea y muchos hoteles y posadas de estilo alpino, que disponen de calefacción y una arquitectura tomada de un cuento de hadas. Muchos de estos típicos hospedajes campestres y de invierno disponen de instructores de esquí para facilitar el aprendizaje o mejorar las técnicas de esquiadores profesionales.

Bailar en el hielo

Las pistas para las diversas modalidades de esquí son altamente concurridas y el centro de entretenimiento más demandado por parte de los viajeros. Estas pueden ser de nieve honda, para esquí fuera de pista, de luna llena, de travesía, alpino, nórdico, de competencia y libre. También los turistas pueden encontrar durante estos viajes, hoteles y establecimientos para vacacionistas que ofrecen pistas iluminadas para esquí nocturno, heliskiing o helisurf con helicópteros y safaris con vehículos para admirar el paisaje.

Anuncios

Para hacer de estos días una experiencia confortable, en algunas tiendas de equipo es posible adquirir o alquilar ropa abrigada, bastones, esquíes, botas, gafas, gorros, bufandas, trineos, motonieves y snowboards.

Con el objetivo de atraer la atención de los huéspedes, la amplia cadena de hoteles realiza actividades de esparcimiento, conjuntamente con los restaurantes y ofrecen platos típicos de estas regiones, como el chocolate caliente, té y pastelería fina y confitería. Es posible visitar alegres discotecas, bares y pubs ambientados con chimenea, atractivas tiendas de recuerdos, exhibiciones de esculturas de nieve, centros de excursionismo y guarderías para los más pequeños.

En el continente europeo, los resorts de invierno más famosos se encuentran en los Alpes de Austria, Alemania, Italia y Francia, destacándose los de Innsbruck, Grenoble y St. Moritz. Estos excelentes alojamientos se fortalecen cada día, en virtud de la gran solicitud de parte de los turistas de visitar parajes helados y sus invaluables atracciones deportivas, en contacto con la naturaleza. #Deportes