Enchinar pieles, derramar lágrimas, sacudir melenas y extasiar a casi 200 mil rockeros, solo pocas bandas como #metallica pueden hacerlo, prueba de ello es el #Concierto del Foro Sol en la Ciudad de México, del pasado 3 de marzo. El setlist escogido para la noche de ese miércoles fue como repasar su gloriosa época de los ochentas, en la cual Metallica era considerada un huracán inmensurable, siempre resaltando con su áspero y potente sonido de thrash metal.

Anuncios

Para confirmarlo están las canciones de su más reciente disco Hardwired… to Self-Destruct, con las que abrieron el concierto: Hardwire y Atlas, Rise, que fueron la antesala para que la agrupación tocara más clásicos de toda su carrera..

Anuncios

Entonces sonaron las campanas, al tiempo que la potente batería y el destructor riff de For Whom The Bell Tolls emergió del escenario y no dio cabida ni siquiera para que los aficionados descansaran un poco, tras rockear sin pudor desde el inicio de la presentación. Con una pantalla incendiaria y los ánimos incontrolables de la audiencia suena Fuel, una de las melodías más comerciales de Metallica, pero no menospreciada, pues los metaleros la cantaron a todo pulmón.

Los inigualables tonos acústicos de The Unforgiven que tocan la espina dorsal y se meten hasta las entrañas, comenzaron a sonar entonados a la par con la enorme ovación del auditorio, que coreó al máximo una de las mejores canciones de la banda. Después de una introducción en la que sobresale el bombo de la batería con un riff adictivo de guitarra, comienza la melodía Now That We’re Dead, de su último disco.

Llegó el turno de Moth Into Flame, una de las canciones más destacadas de este álbum, famosa por haber sido tocada con Lady Gaga en los Grammys en una desastrosa presentación, ya que el micrófono del cantante James Hetfield falló por varios minutos.

Anuncios

El show continuó con la enérgica y desgarradora Harvester Of Sorrow interpretada con la fuerza vocal que caracteriza a James Hetfield, que retumbó el Foro Sol acompañada de miles y fuertes gargantas de los fanáticos.

Con sus característicos cambios de ritmo, la preponderante Halo on Fire también fue interpretada por la agrupación, hasta terminar sucumbiendo en un alucinante solo de guitarra. No Remorse del primer álbum de Metallica, Kill ‘em All, así como Sad But True, incluída en el Black Album y la eminente One, adherida al disco And Justice For All, retumaron en el lugar coreadas por el tumulto de metaleros.

El vocalista James Hetfield, el guitarrista Kirk Hammett, el baterista Lars Ulrich y el bajista, Robert Trujillo introdujeron a Master Of Puppets, una de las canciones más representativas y poderosas de la banda que enardeció a la audiencia. Los lentos y nostálgicos acordes de una de las canciones más entrañables de la banda, Fade To Black, sonaron en todo el recinto al igual que los gritos de los fanáticos que conmovidos interpretaron con todas sus ganas la melodía.

Anuncios

Las también clásicas Seek and Destroy y Battery, enloquecieron a los metaleros que brincaban al mismo tiempo que cantaban las rápidas e intensas canciones.

Después de introducir unos nostálgicos acordes de guitarra, en todo el lugar se escuchó de manera uniforme “So close, no matter how far”, que dio paso a una de las melodías más representativas de la banda, Nothing Else Matters. Para finalizar el magnífico concierto que duró casi tres horas, Metallica tocó Enter Sandman, de las canciones más conocidas de la agrupación, que hizo brincar a la multitud por varios minutos.

La noche de ese miércoles tuvo momentos épicos, como el alucinante solo de guitarra de Kirk Hammett que evidenció a un guitarrista súmamente extasiado y entregado al público, que al finalizar mostró su rostro con los cuernos del rock en la enorme pantalla lo cual ocasionó aplausos y gritos.

Aunque los años le pesan al grupo y pese a no tocar igual de potente como en sus inicios, siempre que Metallica visita el país demuestra por qué es la banda de metal más querida por los fanáticos mexicanos. #ForoSol