El #Teatro se celebra todos los días 27 de marzo a nivel mundial. Una de las artes que más se ha nutrido de él es el #Cine, que en diferentes momentos ha adaptado sus historias, aunque pocas veces (no todas muy afortunadas) ha hablado sobre cómo viven los que trabajan en él. La siguiente es una lista de las mejores visiones del teatro en el cine. ¡Feliz día del teatro!

Anuncios

Noviembre (2003, Achero Mañas)

Falso documental que cuenta las correrías de una compañía de teatro independiente.

Anuncios

Aunque no es del todo lograda, la pedantería y cerrazón de algunos “teatreros” puede verse en ella. También retrata el lado ingenuo del creador teatral. Muy recomendable si haces teatro y te quieres acordar de tu amigo el “chorero”.

Birdman o la inesperada virtud de la ignorancia (Birdman or The Unexpected Virtue of Ignorance, 2014, Alejandro G. Iñárritu)

Visualmente muy atractiva, muchos criticaron a Iñárritu porque no se dedica al teatro. Pero curiosamente es una de las que mejor hablan de lo que ocurre en la cabeza de un actor.

El bebé de Mâcon (The Baby of Mâcon, 1993, Peter Greenaway)

Sin duda alguna el indiscutible genio de Greenaway (pintor, artista visual, cineasta, poeta, creo que hasta vende mole los domingos) era el único capaz de llevar a la pantalla una cinta como esta. La historia de un niño que hace milagros según la iglesia católica es llevada a escena en un teatro isabelino.

Anuncios

El mensaje final es claro: el teatro es la vida misma.

Tercera llamada (2013, Francisco Franco Alba)

Sin duda pocas veces el cine mexicano ha hablado del teatro, a pesar de ser el quinto país más importante en las artes de Tespis. Cuenta las problemáticas que se presentan al intentar de sacar un montaje a nivel profesional. Muy agradable, vale la pena principalmente por su rareza.

Balas sobre Broadway (Bullets Over Broadway, 1994, Woody Allen)

Un escritor que de pronto tiene un best seller y es llamado para adaptarlo en Broadway, sufre porque su obra no corre como debería. Un gangster que trabaja para un mafioso que produce la obra, le ayuda a escribir los diálogos y poco a poco se va apropiando del libreto. El homenaje a las tablas de Woody Allen, en una de las comedias más divertidas del director. Irónica y cínica, vale mucho la pena.

Hay muchas películas que hablan del teatro (Shakespeare enamorado, La tarea prohibida, etc.). ¿Cuál crees que haya faltado? #Arte