La producción de cacao se realiza en Venezuela en Barlovento, región ubicada en el estado Miranda, conocida por la amabilidad de su gente y sus bailes de tambones. El fino aroma del cacao y especial sabor lo convierten en un producto natural de especial interés, por parte de lugareños y turistas.

El cultivo del cacao necesita la sombra y el microclima que le ofrece un bosque húmedo. En medio de grandes árboles se siembran las plantas, cuya cosecha aparece cada año entre los meses de noviembre y marzo, cuando el fruto llega a su madurez.

El cacao se distingue por su coloración roja o amarilla, para llegar a ser chocolate primero se fermenta.

Anuncios
Anuncios

La pulpa y las semillas se dejan reposar al aire libre entre cuatro y siete días, luego se cubren con una lona o con hojas de matas de plátano para que absorban más sus sabores, después estas semillas se ponen a secar al sol entre dos y tres días.

Al finalizar este proceso las semillas de cacao se trasladan a los centros de acopio, listas para su uso y comercialización a las empresas chocolateras. Sin embargo, muchas familias oriundas guardan un poco para la elaboración de las llamadas "bolas de cacao" y bebidas a base de licor.

La mirada en el chocolate barloventeño

Los viajeros que seleccionan a Barlovento como destino vacacional disfrutan de animadas experiencias vinculadas con el agroturismo o turismo rural, debido a la magnífica conexión entre sus playas y siembras de cacao. Muchas haciendas cacaoteras incorporan su trabajo productivo tradicional a la pintoresca oferta turística.

Anuncios

Los visitantes pueden disfrutar de días de turismo en las haciendas y participar activamente en el proceso de recolección y aprovechamiento del cacao, desde su recolección hasta su fermentación final en chocolate. Además, podrán admirar del grato ambiente natural que ofrecen los bosques húmedos, colmados de diversas especies de aves y sus bellas bromelias y orquídeas.

La integración cultural se realiza de muchas formas, los lugareños suelen enseñarles a los turistas cómo se realizan las "bolas de cacao" y aprender a tocar y bailar El Mina y La Curbata, considerada como parte de la música de tambor típica barloventeña.

Muchos turistas se divierten a través de los recorridos que realizan para arribar a las haciendas cacaoteras de Barlovento, en ocasiones deben cruzar un río en bongo sin motor. En algunas fincas se pueden comprar los deliciosos chocolates en originales estuches en formas de rompezabezas o en la forma del fruto del cacao, ideales para regalar. Miles de experiencias turísticas, combinadas con la producción cacaotera esperan por los viajeros en la encantadora Barlovento, reflejo de las bondades de la tierra mirandina. #Cultura #Vacaciones #Ecología