The San Francisco Tape Music Center fue fundado en 1962 por Morton Subotnick y Ramon Sender y era un centro destinado a servir de "corporación cultural y educativa sin fines de lucro cuyo objetivo era presentar conciertos y ofrecer un lugar para aprender sobre el trabajo dentro del medio de #Música de cinta". Durante la década de los sesenta reunió a decenas de artistas como Terry Riley, Pauline Oliveros y Steve Reich, entre otros, quienes luego serían reconocidos por su innegable aporte a la música experimental y de vanguardia.

Dentro de esta experimentación, en la que fomentaban el deep listening y el uso de sonidos del día a día y de su espectro, surge un instrumento que resuena por su protagonismo y amplio abanico de experimentación sonora: los sintetizadores modulares.

Anuncios
Anuncios

Estos #Sintetizadores consisten en módulos especializados que están diseñados para modificar o procesar un párametro específico como la frecuencua, el espectro o la amplitud. Los módulos no están conectados entre sí, sino que están conectados con cordones de conexión, un sistema de parcheo de matriz o interruptores para crear un parche.

Morton Subotnick, uno de los fundadores del San Francisco Tape Music Center, fue uno de los principales involucrados en la creación de uno de los sintetizadores más populares dentro de la gama de los modulares: el sintetizador Buchla. Aunque su nombre hace referencia a su autor, #Donald Buchla, otro gran pionero en el ámbito de la experimentación musical gracias a la fabricación de este tipo de dispositivos.