El primer contacto que tuve en la vida con los palíndromos habrá sido entre mis primeras lecturas, alrededor de los cinco años y fue con el muy conocido Anita Lava La Tina. No sólo me causó sorpresa que Anita lavara una tina, ya que precisamente mi hermana Anita nos delegaba a gritos a los hermanos menores todo aquello que le ajara las manos, también me pareció que era un caso único en la historia de la lectura. Una oración que se podía leer igual en ambos sentidos.

Estas curiosas aseveraciones que se leen igual, de izquierda a derecha, como de derecha a izquierda, deben su etimología a las palabras griegas palin dromein, que significan volver a ir atrás.

Anuncios
Anuncios

Por supuesto, salvo deshonrosas y sosas excepciones, no son ejemplos de simetría, es decir, el palíndromo Arroz y zorra sí es simétrico y es fácil detectarlo. En el cuento "Lejana" de Cortázar hay varios palíndromos, uno que me agrada especialmente es "Átale, demoníaco Caín o me delata", ante todo por lo ingeniosa de su estructura, que si no me hubiesen advertido que era palindrómica, quizás jamás me hubiera dado cuenta. En internet podemos encontrar que existen por cientos, algunos con una extensión considerable “mal si la araña dañara al Islam” u “honorable dama cala la cama del barón ¡oh!”

Cuando en un palíndromo los caracteres son impares, hay una letra que sirve de eje de giro, en el caso de arroz y zorra, el eje obvio es la y; en el palíndromo de Cortázar viene siendo la última o de demoníaco y la v de lava es el eje de la hacendosa Anita que dejará a esa tina muy limpia.

Anuncios

Hay palíndromos con caracteres pares, aquí se necesita que al centro tengan dos letras iguales, como ejemplo pondré este delicioso enunciado que podría ser el lema de todo creador de palíndromos: “sé verle el revés”. Es fácil descubrir las dos vocales e contiguas y hacer cuentas que esa unión de vocales es el eje palindrómico.

Como ejercicio mental, he encontrado que elaborar palíndromos es una forma muy productiva de agilizar el entendimiento, ampliar el vocabulario y ver las cosas desde otra perspectiva, pero seamos muy honestos, no tratemos de meterlos a martillazos como tema de conversación entre los amigos, ante todo, cuando están desprevenidos. Una advertencia amigo: no gima si después sus conocidos le evitan como a la peste por dáreslas de sabihondo.

Si las letras nos dan esta diversión, los números también nos lo permiten con interesantes variantes, pero los guarismos se denominan capicúa (del catalán cap i cua, «cabeza y cola»), el último año capicúa que vivimos fue el 2002, el anterior fue el 1991 y el siguiente año capicúa será el lejano 2112, por lo tanto, nos podemos gloriar de ser la generación que vivió dos años capicúas desde que nuestros antepasados vivieron los años 909, 919 y 1001.

Anuncios

Si esto no le parece bastante ocioso (aunque es un tema de conversación tan divertido como intrascendente) existe la clasificación de capicúas reversibles, estos son números capicúas que además, si se ponen de cabeza siguen representando su mismo valor, el 69, 88, 96 y 101 son ejemplos obvios, si nos vamos al calendario descubriremos que el año capicúa reversible más cercano fue el 1961, el anterior fue el 1881; la numerología no nos da más capicúas reversibles sino hasta el año 6009, no está en mis planes presenciarlo, pero si usted llega a esa fecha, conserve esta nota para que lo pueda comprobar.

Y para completar, existen los bifrontes (dos caras) que son oraciones que leídas al revés tienen sentido, pero son muy diferentes al origen, como ejemplo: La mina de sal - La sed animal; Eva usaba rímel - Le miraba suave… en fin, cuando el ocio nos lleva a estos caminos quizás no lleguemos a algo útil, pero sí encontraremos algo muy divertido. Por cierto, ¿descubrió un palíndromo oculto en este texto? Sí, amigo, no gima. #literatura #Curiosidades #Educación