La histórica y hermosa ciudad de Cumaná, fundada en la desembocadura del Río Manzanares sobre el mar Caribe, cuenta con una de las joyas coloniales más importantes de Venezuela: el Castillo de San Antonio de la Eminencia.

Este imponente fortín español, declarado Patrimonio Histórico del estado Sucre, fue construido hacia 1669 sobre el cerro Pan de Azúcar en la comunidad de San Francisco de Cumaná. Su posición estrarégica brinda a sus visitantes una amplia vista panorámica que abarca el casco central de la ciudad, el mar Caribe, el Golfo de Cariaco, la Península de Araya e inclusive la fantástica isla de Margarita.

Por sus características, la elección de este cerro para la edificación de esta fortaleza fue un recurso utilizado por los españoles para proteger a la ciudad de los ataques de piratas y corsarios quienes, a lo largo de los siglos XVII y XVIII, representaban una seria amenaza para la defensa territorial de la actual Venezuela.

Anuncios
Anuncios

El Castillo de San Antonio de la Eminencia se comenzó a construir en 1660 por mandato del Gobernador de la Provincia de Cumaná, llamado Saavedra durante esta fecha; luego de que la ciudad fuera tomada y saqueada por indiscriminados piratas franceses, según relata la historia.

Su objetivo era la defensa

Este castillo presenta la arquitectura característica de las fortificaciones del Caribe, que lo convierte en una maravillosa joya colonial, con forma de clásica estrella de cuatro puntas, en cada una de ellas se encuentra un baluarte esquinero con una garita. En este espacio interior se disponían dieciseis cañones defensivos, que unían entre sí las cuatro puntas.

En su exterior se ubica una defensa de tres cañones a la cual se accedía originalmente, a través de un puente levadizo. En la base del castillo están dispuestos en hilera una serie de calabozos, túneles y pasadizos.

Anuncios

Recientes trabajos realizados en el casco histórico de Cumaná evidencian que algunos de estos túneles comunican este fortín con la Iglesia de Santa Inés y con otros lugares de la ciudad.

En uno de los angostos calabozos de San Antonio de la Eminencia fueron recluidas cientos de personas, siendo el más notable el General José Antonio Páez, héroe de la Guerra de Independencia y primer presidente de la República de Venezuela.

La hermosa arquitectura de este castillo ha sufrido daños como consecuencia de varios terremotos acaecidos en la zona. Luego del terremoto de 1929, el cual estuvo acompañado por un impresionante maremoto con olas de seis metros de altura, las instalaciones de este fortín quedaron reducidas a escombros.

Debido a estos hechos, el Castillo de San Antonio de la Eminencia ha sido sometido a intensos trabajos de restauración y conservación, mediante los cuales le ha sido devuelta la imagen soberbia que lo caracterizaba en otros tiempos.

Los turistas que están de paso por Cumaná, no dejan de visitar este lugar de imponente estilo arquitectónico, donde las personas se transportan en el tiempo y se llenan de historias coloniales cargadas de misterio y aventura.

Anuncios

#Cultura #Turismo