"#Dear White People" comenzó como una cuenta de Twitter donde el escritor Justin Simien solía bromear sobre temas raciales y de allí surgió la idea para escribir el guión de la película del mismo nombre.

La historia se centra en una estudiante ambiciosa llamada Samantha White, quien usa la plataforma que le brinda su programa de radio titulado "Dear White People", para comentar sobre el racismo existente en su universidad, cuya población estudiantil es mayoritariamente blanca.

Las tensiones raciales en el campus alcanzan un punto de inflexión cuando una fraternidad decide organizar una "Black-Face Party" (cuya traducción sería como una fiesta de caras negras.

Anuncios
Anuncios

El término "black face" data de principios del siglo XX, cuando actores caucásicos se pintaban la cara de negro para interpretar personajes de color, ya que los estudios no contrataban a actores negros).

La película "Dear White People" fue estrenada en 2014 en el festival de Sundance, obteniendo críticas muy positivas. Tres años más tarde, Simien decide retomar la historia de Samantha y llevarla a la pantalla chica de la mano de Netflix.

La serie, estrenada el pasado 28 de abril, no sólo desarrollará la misma premisa de la película sino que además invitará a los personajes de la serie y a los espectadores a lidiar con temas como el el surgimiento de Black Lives Matter y la elección de Donald Trump.

El primer trailer del programa, que examina cómo los estudiantes negocian cuestiones de raza, sexualidad, género, clase y religión, fue acusado de "racismo inverso" por algunos en las redes sociales, a lo que Simien respondió que esta reacción refuerza su mensaje y da exactamente en el punto del porqué es necesaria una serie como esta.

Anuncios

#Netflix #Televisión