Es increíble a la velocidad a la que se nos olvidan las películas del ayer. A veces incluso de una noche a otra, es posible que hayamos olvidado nuestro entretenimiento; lo mismo los libros que hemos leído que los segmentos audiovisuales. En el proceso vamos olvidando igual alta cultura que basura comercial; aunque ahora hay mas diversidad sin duda. Por ello, antes de que se nos olvide, al revisar el cine mexicano del Siglo XXI queremos elogiar a personajes como la India María quienes propusieron a lo largo de su carrera una disidencia al tipo de moral falsa en los estilos de belleza y contenidos tradicionales.

Maria Elena fue captada desde muy joven por el nicho del gran cine nacional por su belleza opuesta y hasta el último año de su vida no cambió de personaje y siguió ofreciéndonos un punto de vista muy completo de un México que se realiza gracias a sus comediantes. Siendo imposible meterse en la cabeza de los niños en el presente, abiertos a cualquier cantidad de productos para ellos, suena arcaico una época anterior cuando muchas películas las repetían en la tele. Sin duda una de las opciones que la familia acoge versa sobre la india y su comedia para adaptarse a la ciudad.

En la Hija de Moctezuma, ya no se ve a la india María que comenzó con sus argumentos desde los años sesenta.

Anuncios
Anuncios

La magnífica carrera de esta artista se sube al tren de la industria al paso de las décadas refinándose gracias a la colaboración de otros autores hasta que al final, la empresaria tomó las riendas de su trabajo. Esta última cinta nos llena de tristeza, de asombro, sorpresa y no hay película contemporánea que en las primeras secuencias, tenga la habilidad de regresar 500 años para dar una versión del problema que tenemos los mexicanos.

Después de plantear a Tezcatlipoca como hilo conductor del drama; la mexicanísima se asume heredera de Moctezuma para discretamente hacer una dolorosa crítica al gobierno del entonces Vicente Fox, aunque el punto de vista de María es algo universal y ataca al cine comercial mismo desde su plataforma. Es su hijo: Iván Lipkies, quién la dirige dándose taco con comediantes de la talla de Eduardo Manzano y Rafael Inclán. Vuelve a reunir en su estela a los más calados productores y no escatimó en generar una derrama de alto nivel para ofrecer en su despedida, tiroteos y persecuciones hasta el mismísimo cráter del volcán.

Anuncios

Queda bien representada la realidad con personajes idílicos como el arqueólogo mercenario y la mujer que se empodera con el traje de la ambición. Con a india María ascendemos por el camino de las buenas consciencias y encarnamos la inocencia del pueblo mágico que vive en el campo. Quien se interese descubrirá en el lenguaje y modos acústicos de la india algo que nos lleva a la comprensión de expresiones familiares de un México que se desvanecen con la cortina de humo del cine internacional.

Poco a poco se difundirá más esta teoría de vanguardia donde se alega que la línea de Moctezuma pervivió a la conquista, gracias al auxilio de otras civilizaciones y por ende que existen aún muchos tesoros antiguos con la capacidad de revelar sueños enteros acerca de otra cosmovisión. La Hija de Moctezuma fue diseñada para el Siglo XXI. Es un adiós hacia un vacío donde habitan Chabelo y otros comediantes de la tele. Moraleja: los poderes prehispánicos se concentran en el Popo y los tesoros se entregan al gobierno para gozo de la nación.

Anuncios

#cultura cinematográfica #séptimo arte #la india maría