Poco antes de emprender su gira por Egipto el Papa Francisco rompió esquemas al ofrecer - por primera vez en la historia del #Vaticano - una conferencia vía Tecnología, Entretenimiento y Diseño, TED, mediante esta organización, sin fines de lucro, dedicada a las "ideas dignas de difundir".

La ruptura de cánones eclesiásticos trascendió el simple cambio de escenario, para introducir novedades, como la de ser un discurso desprovisto de la figura de Dios como imagen principal, dándole este privilegio al ser humano al reconocer su "capacidad de cambiar el futuro" y advertir que "basta un solo hombre para que haya esperanza y ese hombre puedes ser tú".

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, lo que ha provocado más controversia es su categórica afirmación: "las ciencias indican comprensión de la realidad" acotada por un rotundo "lo que ustedes saben mejor que yo".

Propone un cambio en la forma de valorar los avances: !Qué maravilloso sería si el aumento de las innovaciones científicas y tecnológicas correspondiese también con una mayor equidad e inclusión social! Además el Papa afirma también ¡Qué maravilloso sería si mientras descubrimos nuevos planetas encontráramos las necesidades del hermano y la hermana que orbitan a nuestro alrededor", acreditando así los descubrimientos recientes anunciados por la NASA, mediante una metáfora con base en la ciencia.

Anteriormente el Papa había causado polémica al reconciliar dogmas creacionistas con la Teoría del Big Bang: "Cuando leemos en el Génesis el relato de la Creación, nos arriesgamos a ver a Dios como un mago con una varita mágica capaz de hacerlo todo, pero no es así".

Anuncios

Esta visión contrasta de modo relevante con la histórica postura de la Iglesia, conocida por su persecución a hombres de ciencia, incluyendo al anterior Benedicto XVI que en pleno siglo XXI declaró: "El Universo no es resultado del azar como muchos nos querrían hacer ver. Al contemplarlo, se nos invita a ver algo profundo en él: la sabiduría del Creador, la incansable creatividad de Dios".

Una prueba de que el carismático Santo Padre está llamado a borrar patrones es un hecho que está siendo noticia en estos días, al decidir viajar a Egipto en medio de altas tensiones, sin usar su papamóvil blindado a lo que ha respondido: "Tal vez soy imprudente, pero no tengo ningún temor por mí" sembrando un precedente difícil de igualar por sus sucesores.

No es menos cierto que el líder eclesiástico ha tenido alguna frase desafortunada, como la publicada en 2015 por la página web "La Alameda", en la que mostraba su preocupación por el avance del narcotráfico en Argentina, a lo que se refirió como "mexicanización", pero en esta ocasión sus sabias palabras parecen ser válidas, por igual, para creyentes y ateos.

#Papa Francisco #Iglesia Católica