La cinta dirigida por Rupert Sanders (“Snow White and The Huntsman”) y protagonizada por la estadounidense Scarlett Johansson (“The Avengers”, “Lucy”) no ha tenido un buen desempeño en taquilla debido a un tema de #Racismo en la elección del casting y a las malas críticas, así lo dio a conocer Kyle Davies, jefe de distribución para Paramount Pictures.

La cinta recaudó 19 millones de dólares el pasado fin de semana en Estados Unidos y esto supone un fracaso rotundo debido a que su realización tuvo un costo que rebasa los 110 millones de dólares.

Polémica por “blanqueamiento”

Uno de los aspectos fundamentales de la controversia fue la elección de Scarlett Johansson como protagonista principal.

Anuncios
Anuncios

Ghost in The Shell está basado en el manga de ciencia ficción del mismo nombre (Kikoku Kidotai) creado por Masamune Shirow, y la crítica radica en otro “blanqueamiento” (whitewashing) por parte de Hollywood.

La controversia en torno al casting de Johansson se dio desde finales de 2014, cuando se supo que ella protagonizaría el papel de Major Motoko Kusanagi, un cuerpo cibernético artificial que alberga el cerebro de una japonesa muerta. Tanto los fans del manga como los defensores de actores asiáticos en Hollywood argumentaron que una actriz japonesa debió ser elegida para el papel.

Un actor blanco en un papel asiático, apropiación cultural, han sido factores que han detonado las críticas cinematográficas hacia una industria hollywoodense preocupada más por los números que arrojen sus superproducciones, que respetar la esencia de las adaptaciones.

Anuncios

Otro caso similar reciente fue la película estelarizada por Matt Damon (The Martian, Elysium), “The Great Wall” (2016), al recaudar sólo $ 45 millones de dólares en Estados Unidos, con un costo de producción de $150 millones dólares. También están otros casos igual de controversiales como los de Christian Bale (The Machinist, The Dark Knight) al protagonizar el papel de Moisés en la cinta “Exodus: Gods And Kings” (2014), y el de Justin Chatwin en el papel de Goku en la película Dragón Ball Evolution” (2009), los cuales derivaron en rotundos fracasos en taquilla.

La lista de intentos de Hollywood por despojar a las historias extranjeras de sus propios héroes es muy extensa y poco exitosa. Se debe respetar la esencia multicultural de los argumentos y personajes, en lugar de pensar que sólo los actores blancos pueden llevar a cabo estos roles. #GhostInTheShell #ScarletJohansson