El rosa es un color ideal para darle vida a la #decoración de su hogar ya sea en paredes, muebles o elementos decorativos. Es un color que, dependiendo de su tono, puede generar un ambiente tanto estimulante como tranquilizante.

Un trabajo en equipo

Color dinámico perteneciente a la familia de los colores cálidos, se asocia fácilmente con un gran número de colores, sobre todo con el blanco, con el que crea un ambiente tranquilo y reconfortante; el gris y el negro, con los que crea ambientes elegantes; el verde, su color complementario, y el azul para #dar vida a un espacio; el morado con el que crea un ambiente romántico…

Todas las combinaciones deben hacerse proporcionalmente, lo que quiere decir que los colores no se aplican necesariamente en un muro sino que los muebles y las piezas decorativas también cuentan.

Anuncios
Anuncios

En el caso de los muros, Céline Grest, responsable de marketing en Tollens (fabricante y distribuidor de pintura), citada por Marie Claire Maison, nos explica que siempre hay un color puntual o principal y un color complementario; cuando los colores son de tonalidades fuertes se aplica en mayor superficie el dominante y el segundo en pequeños toques. En el caso de los colores pastel se aplican en proporciones de 2/3 y 1/3. Cabe mencionar que se pueden utilizar hasta tres colores por espacio, pero siempre y cuando se tengan en cuenta las proporciones.

¿Dónde y cómo utilizarlo?

Un rosa claro conviene al baño y a las recamaras por las características relajantes de este tono, de hecho está comprobado que, al igual que el verde, ayuda a disminuir el ritmo cardiaco, la presión sanguínea y la agresividad.

Anuncios

En el Feng Shui, el rosa es apreciado por contribuir para sacar los pensamientos y ondas negativas. Según Céline Grest, el rosa es un color relajante, que genera un ambiente tranquilo y optimista, por lo que refleja perfectamente el dicho “#la vida color de rosa”.

La sala es un espacio de convivencia por excelencia en el que el rosa es ideal debido al sentimiento de bienestar y de comodidad que emite. Se puede utilizar como un color de contraste en un muro principal de la sala, por ejemplo, en un tono de medio a fuerte; éste dará, además del efecto ya mencionado, dinamismo y vida al mismo. Asimismo, para un ambiente elegante y sofisticado se le puede utilizar con negro o gris que resaltarán la luminosidad natural del rosa, el cual podrá denotar los elementos arquitecturales de la pieza y darle profundidad. También, en términos de elegancia, el rosa « viejo » junto con café o beige reflejan una atmósfera contemporánea.

Si se quiere un espacio propicio al estudio y a la creatividad, la opción es un rosa fuerte (fushia), ideal para el estudio.

Anuncios

Igualmente, es posible hacer una composición de colores y efectos visuales junto con el rosa, combinando colores en dos espacios diferentes cuya perspectiva se vea como una sola; esto es realizable sobre todo entre salas o comedores y cocinas abiertas. Por ejemplo, utilizar el rosa en la pieza del fondo como acento mientras que la pieza anterior tiene muros blancos con detalles amarillos, lo generaría en total luminosidad, dinamismo, profundidad y armonía.

Si la idea de utilizar el rosa en su casa le tienta pero le pone nervioso al mismo tiempo, empiece con pequeños elementos decorativos (un florero o un cojín), pudiendo ir aumentado poco a poco (un tapete o un sofá), hasta llegar a un muro, sólo no olvide la regla de proporciones.