Tal vez no seas un usuario muy concurrido del transporte público en la Ciudad de México (#CDMX), tal vez sí sea ese tú único medio de transporte, y de ser así tendrás claro y conciso sobre esta campaña que se ha desplegado entre vagones del Sistema de Transporte Colectivo Metro o en estaciones del metrobús y también en estelares sobre avenidas principales donde se muestran imágenes de hombres, sin tratar de descartar ningún rol social, representando el morbo al que se enfrentan la mujeres día a día, o mejor dicho el acoso sexual.

Esta campaña es llevada a cabo por la ONU Mujeres en México y el Gobierno de la Ciudad de México (CDMX), nombrada #NoEsDeHombres y lo que busca es lograr la erradicación del acoso a mujeres día a día en el transporte público de la Ciudad.

Anuncios
Anuncios

Aunque este suceso se da dentro y fuera del transporte (cualquiera) público, según un análisis realizado por Animal Político, con información de Viajemos Seguras, el 94.8% de los casos sobre acoso sexual son mujeres mientras que solo un 5.2% son hombres.

Acostumbrados al acoso

Aunque resulte normal en mujeres y hombres, la costumbre de que exista y se dé el acoso sexual no lo es. Nosotros mismos hemos logrado esto; las mujeres evitan vestir de manera "llamativa" cuando debe usar el transporte público o si sabe que andará sola en las calles. Ya bien lo ha dicho el controversial Marcelino Perelló Valls, que "ahora ya se manda hasta a la cárcel a aquel hombre que se atreve a piropear en la calle". ¡Pobre Valls!

El piropo en México es parte de la cultura popular y el no saber distinguirlo entre acoso sexual es grave.

Anuncios

La mujer ha logrado un mecanismo de defensa en distintas ocasiones como lo mencionaba antes, evitando usar ropa escotada o simplemente un short, y todo esto para evitar el acoso cuando este no debería suceder.

La construcción de la normalidad del acoso por parte del hombre es seguir permitiendo que otros lo hagan y/o juzgar a una mujer por su forma de vestir.

¿Feminismo?

Se tiene claro que ahora es más fácil acceder a internet y con esto es más fácil obtener información, aunque también con esto hay puntos en contra. Sin embargo, mucho se habla sobre el feminismo en los medios, ya sea favorablemente o de manera contraproducente. En temas apenas ocurridos donde se incluyo este tema fue en el famoso choque que sucedió en Av. Reforma y murieron cuatro personas, menos el conductor, entre ellas una mujer que estaba apunto de comprometerse y la cual fue juzgada por la sociedad como una "puta" por salir con personas que no eran su propio novio.

Y el apenas mencionado caso de Marcelino Perelló, excatedrático de la Universidad Autónoma de México (UNAM) y también exlocutor de radio de esta misma casa de estudios, quien criticó a las mujeres de exageradas contra el acoso sexual y dio su punto de opinión importante sobre lo que es y no una violación sexual.

Anuncios

La campaña aún así no llega a su punto máximo de protección hacia las mujeres en casos como tal, ni el mismísimo #pito que se proporciona en el transporte público, propiciado por el Gobierno de la CDMX, es capaz de controlar ni denunciar un "arrimón" dentro de un vagón del metrobús.

Explicar si #NoEsDeMachos es un tema feminista, igualdad de género o respeto, quedará a opinión de uno mismo porque cada uno tiene que vivir en carne propia la experiencia horripilante de ser acosado sexualmente por tu forma de vestir, de peinar, de caminar, de hablar, etc. Para así también considerar si la campaña ha sido exagerada o no, porque probablemente las imágenes lo sean y hasta en cierto punto graciosas se vuelven, pero solo así podrá lograr expresarse cual desagradable costumbre hemos adoptado. Sin embargo no logra frenarse del todo este suceso. #violacion