La promesa de una "nueva normalidad" en el marco de una teocracia totalitaria se siente un poco familiar, pero se trata de la escalofriante premisa de "The Handmaid's Tale", la adaptación de 10 episodios de la obra de 1985 de #Margaret Atwood, producida por la cadena de televisión por cable Hulu.

Al igual que el libro, la serie - protagonizada por Elisabeth Moss, Joseph Fiennes y Alexis Bledel -, tiene lugar en los antiguos Estados Unidos, ahora conocido como Gilead. Un estado de vigilancia con raíces puritanas, la nación ha respondido con violencia al descenso de las tasas de natalidad causadas por la crisis ambiental.

Las mujeres fértiles, como el personaje de Moss, son cautivas, obligadas a tener hijos en nombre de las estériles esposas de la clase dominante.

Anuncios
Anuncios

Para ellos, la intimidad voluntaria permanece prohibida, al igual que los libros. Las conversaciones entre las "handmaids" siguen un guión con frases como "Alabado sea" y "Bajo su ojo".

Desde el momento en que fue publicada hace 35 años, "The Handmaid's Tale" ha sido extrañamente similar a la realidad -porque, según su autora-, los terribles detalles de su obra de "ficción especulativa" no han sido inventados sino que han sido influenciados en gran medida por la propia historia, particularmente los juicios de brujas de Salem del siglo XVII.

Atwood vivía en Berlín cuando escribió la novela y, para ese entonces, la caída del muro estaba todavía muy lejos de suceder, y paralelamente los conservadores ganaban terreno en los Estados Unidos y en el Reino Unido, así que cuando se trataba de autoritarismo o del territorio disputado del cuerpo femenino, nunca tuvo que buscar mucho sino fijarse en los paralelos contemporáneos.

Anuncios

Al día siguiente de la elección de Trump, las ventas del libro de Atwood aumentaron un 200% con respecto al año anterior. Se lanzó a la cima de la lista de bestseller de Amazon, junto con "1984" de George Orwell de 1984. #literatura #The Handmaid's Tales