Dentro de la psicología y la sociología sucede un fenómeno denominado “profecía auto cumplida”. Este fenómeno presenta dos variantes: dentro de la rama de la psicología, pasa cuando uno tiene una imagen propia, que puede ser real o ilusoria y al accionar pensando que esto es real, la gente lo llega a percibir así.

Pasa por ejemplo cuando una persona es insegura y no confía en sus talentos o en su habilidad para conocer gente nueva. Esto hará que actúe de forma extraña, balbucee al hablar, le suden las manos o dará cualquier indicativo que es alguien poco confiable. De esta forma marca su propia sentencia.

De igual forma, la violencia se desencadena de la misma forma, actuar como la manada espera que lo hagas, haciendo resonancia de un acto hasta que se expande y se normaliza.

Anuncios
Anuncios

A la inversa, si alguien es extremadamente seguro de sus palabras, aunque no tengan sustento en nada más que mentiras, la gente lo creerá como una verdad. No es extraño que varios “influencers” utilicen esta fórmula a la hora de desarrollar su historia y ganarse a un público cautivo. En cambio, cuando la profecía auto cumplida se aplica al #marketing tiene una connotación muy distinta.

¿Cómo podemos utilizar esta herramienta para levantar nuestros proyectos?

La profecía auto cumplida tiene la oportunidad de generar una tendencia sin estar basada en los gustos de consumo de su mercado meta, como se acostumbra normalmente a la hora de desarrollar #Tendencias.

Con esto quiero decir que una marca, tienda o producto tiene la oportunidad de desarrollar una identidad propia, tomando referencias ya existentes, juntándolas de una manera única.

Anuncios

Al no encontrarse algo parecido en el mercado, tiene un impacto fuerte de innovación, y de sentido de la curiosidad en el cliente. Es aquí cuando la gente comienza a copiar esta fórmula y entonces ¡Pum! Tenemos una tendencia.

A veces no es tan fácil hacer de este fenómeno un hervidero de tendencias. La creación de identidad propia de marca se basa más en la idea de crear un estilo de vida aspiracional o deseado por el cliente, no necesariamente el que lleva para su vida diaria. De tal forma que hay que hacer una planeación del tipo “design thinking”: desmenuzando todas las composiciones del producto o marca para encontrar el mensaje oculto que lo hace diferente de otras marcas y reforzarlo dentro de su branding.

Actualmente, la moda y el diseño, basan su mundo creativo en experiencias de usuario más que en el desarrollo de producto. De tal forma que si se crea una profecía auto cumplida, la gente la comprará. Es muy importante desarrollar una identidad positiva, tanto en el área psicológica como en la de marketing para poder generar confianza tanto en el cliente con la gente que nos rodea. #Innovación