Entre las personas interesadas en usar nuestro idioma de manera adecuada, existe la controversia acerca de la corrección del uso de "los ciudadanos y las ciudadanas" o "las niñas y los niños", porque a pesar de estar censuradas por la RAE, tanto las instituciones públicas como los políticos y los medios de comunicación, las continúan usando como si ignoraran a ese organismo rector. Repasemos lo que ocurre:

La justificación textual de la RAE : "Este tipo de desdoblamientos son artificiosos e innecesarios desde el punto de vista lingüístico. En los sustantivos que designen seres animados, existe la posibilidad del uso genérico del masculino para designar la clase, es decir, a todos los individuos de la especie sin distinción de sexos.

Anuncios
Anuncios

La actual tendencia de desdoblamiento indiscriminado del sustantivo en sus formas masculinas y femeninas, va en contra de la economía del lenguaje y se funda en razones extralingüísticas".

Como ven, no existe un solo argumento gramatical que impida el uso del citado desdoblamiento, solamente alega la economía de lenguaje (ahorro de palabras) y señala como razones extralingüísticas la defensa de la igualdad de género.

La historia

Desde su fundación en el año 1713, la prestigiosa institución no aceptó a una #mujer hasta casi tres siglos después, cuando en 1979 fuera admitida la académica Carmen Conde. Desde entonces sólo 10 mujeres han podido ocupar una silla en el selecto equipo. Sorprende conocer que este momento el significado principal de hombre sea: "ser racional varón o mujer". Y aunque ya es habitual escuchar jueza, médica, arquitecta o concejala todavía la primera acepción de notaria es "mujer del notario".

Anuncios

Lo que hace pensar que no ha abandonado el patriarcado como norma.

Propuesta de la Unesco

Ante la necesidad de una nueva visión la Unesco (Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la #Cultura) tomó la iniciativa de redactar el documento "Recomendaciones para el uso no sexista del lenguaje" y como autoridad cultural y educativa propuso:

  • El uso de nombres colectivos que incluyan ambos géneros: juventud, niñez, ciudadanía, población, personas, seres humanos, comunidad, etc.
  • Títulos neutrales para la enseñanza: "La humanidad y la Tierra" en lugar de "El hombre y la Tierra".
  • Evitar frases excluyentes: "el migrante y su familia..." lo correcto sería "la familia de migrantes".
  • Sustituir adjetivos masculinos: "los empleados son diestros, rápidos, activos" por neutrales "el personal es hábil, capaz, competente".
  • "Los dos maestros fueron convocados por la directora de la escuela" podría ser "la directora convocó al maestro y la maestra".
  • Evitar la partícula "la" para referirse a figuras femeninas importantes como ocurre con "la Avellaneda", "la Callas" o "la Bachelet", nadie dice "el Cervantes", "el Caruso" o "el Correa".
  • Dejar de mencionar a la mujer como objeto: "En el apuro recogió a su mujer, sus maletas y huyó" sino "En el apuro se unió a su mujer, recogió sus maletas y huyeron".
  • Evitar decir "murieron 200 personas, 70 entre mujeres y niños" sino "murieron 200 personas, entre ellas 10 niños". Las mujeres son tan adultas como los hombres.
  • Neutralizar el género: "todos los invitados recibirán un regalo" se puede cambiar por "cada participante recibirá un regalo".
  • Nombrar sin prejuicios oficios masculinos como aeromozo, modisto, niñero, amo de casa porque realmente existen hombres que desempeñan estas tareas.

Los ejemplos no son para seguirse al pie de la letra, sino para demostrar que existen recursos gramaticales que posibilitan la práctica de estos cambios, ya que como dice el manual: "El lenguaje por su estrecha relación dialéctica con el pensamiento puede cambiarlo, gracias a su acción educativa y cultural e influir positivamente en el comportamiento humano y en una nueva percepción de la realidad".

Anuncios

Con frecuencia vemos escenas aparentemente "divertidas" en la que algún orador dice bromeando frases como: "los jóvenes y las jóvenas" o "los miembros y las miembras" frivolizando la necesidad de estas demandas. Resultaría gracioso si detrás de ese simple cambio de vocal, no acechara la desigualdad social, el abuso, el sufrimiento y sobre todo la violencia de género que tantas vidas cobra cada año, cada día y cada hora en nuestros países. #igualdad de género