Mario #Benedetti fue un gran escritor, poeta y dramaturgo uruguayo, que durante sus 88 años de vida publicó más de 80 libros. En este artículo hablaré de su libro La Tregua, una novela publicada en 1959, ambientada en la ciudad de Montevideo, Uruguay.

De la monotonía a la felicidad

La Tregua es una novela romántica que, sin caer en la empalagues, cautiva al lector gracias al estilo de redacción, las citas preciosas que se pueden encontrar a lo largo de la historia, además de que es un libro bastante sencillo. Narrado en forma de diario por el protagonista, Martín Santomé, conocemos un periodo corto (11 de febrero al 28 de febrero del siguiente año) de su aburrida y monótona vida que, no espera otro final más que seguir siendo aburrida y monótona.

Anuncios
Anuncios

Esto como consecuencia de su próxima jubilación.

Martín Santomé es un empleado viudo de 49 años de edad, que no hace más que esperar su último día de trabajo con ansias y desesperación, al no saber qué hará con su vida después de haberle dedicado tantos años al trabajo. Tiene tres hijos con los que casi no convive: Jaime, Blanca y Esteban; su relación con ellos es distante y aunque en ciertos momentos de la historia quiere acercarse a ellos, el resultado siempre se ve complicado. Cabe destacar que se percibe en él un alto grado de frustración por no haber hecho de su vida algo más que un simple empleado, ya que él menciona varias veces su gran capacidad de hacer las cosas excelentemente, sin embargo cayó en el conformismo.

Martín se siente inconforme con su solitaria vida hasta que conoce a Laura Avellaneda de 24 años de edad, quien además de ser su empleada será la persona que despertará un gran amor dormido en nuestro protagonista.

Anuncios

El amor que Martín va a sentir hacia Avellaneda será algo que nuestro protagonista comparará con el amor profanado a su esposa fallecida, Isabel, muchos años atrás; cayendo en la cuenta que quiere más a su nuevo amor que a lo que tenía con Isabel. Lo interesante y bonito de este romance con una mujer 25 años menor que él, es que Avellaneda ilumina su vida rutinaria. De pronto vemos que el autor del diario es feliz y deja de preocuparse por su futura jubilación. De pronto ve su vida futura como una gran aventura al lado de Laura Avellaneda. Sin embargo, el final es un tanto agrio y amargo, cuando toda la ilusión del futuro se ve volcada por una gripe que termina con la vida de quien salvó por un instante a Martín Santomé.

Una Tregua de amor

Dentro de La Tregua encuentro dos razones por las que recibe ese título:

  • Cuando Martín se le declara a Avellaneda y le menciona: "Tal vez no me apartaría ni un milímetro de mi centro de sinceridad, si le dijera que lo que estoy buscando denodadamente es un acuerdo, una especie de convenio entre mi amor y su libertad. Ya sé, ya sé. Usted está pensando que la realidad es precisamente la inversa; que lo que estoy buscando es justamente su amor y mi libertad. Tiene todo el derecho de pensarlo, pero reconozca que a mi vez tengo todo el derecho de jugármelo todo a una sola carta. Y esa sola carta es la confianza que usted pueda tener en mí".
  • Y finalmente cuando Santomé confiesa tristemente la razón por la que cree que Dios dejó entrar a Avellaneda en su vida: Una tregua de un poco de amor y felicidad por el destino a que su vida debe ser solitaria y monótona.

Es una novela enternecedora, que te hará reflexionar sobre muchos aspectos de la vida y el amor.

Anuncios

Sobre quedarte estancado siendo conformista con tu vida o darle un giro inesperado. En lo personal me encantó, es un clásico de la #literatura que se debe leer y tenerlo clavado en nuestros corazones como una pequeña daga. #LaTregua