Sinónimas son las palabras que comparten un significado total o parcial entre sí. Puede decirse que la mayoría de las palabras de nuestra lengua tiene un sinónimo. La RAE es muy cuidadosa al explicar que en muy pocos casos se pueden considerar idénticos o totalmente intercambiables. En ocasiones su uso en sentido diferente va incidiendo en que con el tiempo el vocablo cambie su significado original y con él su sinonimia. Por ejemplo: la palabra "ambicioso" aparece como sinónimo de "avaro", pero el uso coloquial le ha otorgado el sentido de "alguien que sueña en grande". Por lo tanto es el hablante quien debe basarse en el contexto y elegir el matiz más apropiado.

Anuncios
Anuncios

En otros casos la diferencia entre dos sinónimos es más evidente, es el caso de "queja" y "lamento", una frase como "Dirigiré una queja a la administración" no podría ser sustituida por: "Dirigiré un lamento a la administración" lo que demuestra que los sinónimos son propuestas y no deben asumirse estrictamente como reglas.

Existen otros ejemplos en que las palabras son perfectamente sustituibles, sin embargo cada una tiene su propio matiz y ayuda a describir con más exactitud las emociones, sentimientos y acciones de la vida cotidiana. Veamos algunos:

Triunfo y victoria: el triunfo es más bien subjetivo y personal, no requiere contrincante externo, se puede triunfar en un plano íntimo como el caso de vencer una adicción. La victoria requiere de un enemigo, un rival u oponente visible en una batalla, un deporte, una elecciones y su resultado es de dominio público.

Anuncios

Sanar y curar: la sanación es espontánea "el rasguño que se hizo ya sanó", también es empleada para temas abstractos como el alma o la mente. La cura implica medicamento o tratamiento: "El antibiótico le curó la neumonía".

Raro y extraño: lo raro es exótico, escaso y puede implicar belleza: "una rara especie de mariposa"; lo extraño generalmente es chocante: "le pusieron un nombre muy extraño al bebé".

Escaso y poco: la escasez se refiere más a falta o carencia y su matiz es negativo: "El huracán dejó escasez de alimentos". Mientras que "poco" puede resultar beneficio, adecuado o saludable: "El huracán dejó poco daño".

Regalo y obsequio: el primero puede ser inesperado, no planificado: "Notó que el indigente tenía frío y le regaló su bufanda". El obsequio tiene la intención expresa de halagar, premiar o reconocer: "Compré esta bufanda para obsequiársela a mi hermana".

Pelo y cabello: No es correcto hablar de cabellos para mencionar el pelo de los animales.

Hay situaciones más complejas en las que sí debe tenerse mucho cuidado al intercambiar sinónimos porque pueden hacer una gran diferencia:

Homicidio y asesinato: El asesinato es intencional y generalmente existe animadversión entre el asesino y su víctima.

Anuncios

El homicidio es casual, accidental.

Hurto y robo: El hurto es propiciado de alguna manera por el perjudicado al dejar una puerta abierta, un bolso sin vigilancia, etc. El robo requiere intimidación o violencia por parte del agresor.

Otra razón para prestar atención a los sinónimos es tener en cuenta la región a la que se refiere, existen palabras que cobran significados opuestos en determinados países y a veces resultan ofensivas o del mal gusto: "berraco" en algunas regiones como Colombia es una persona valiente, decidida y firme. En Cuba esa misma palabra es todo lo contrario, quiere decir tonto, torpe y de pocas habilidades mentales.

Los ejemplos demuestran cómo varía la similitud entre una pareja de sinónimos y otra llegando en ocasiones a representar ideas opuestas y por eso es tan determinante tomar en cuenta el contexto. Pero aún cuando la sustitución fuera correcta es el matiz el que la hace ideal, porque hay algo cierto: cada palabra es única. #Cultura #Ortografía #RAE