Varios son los puntos expuestos en esta crónica novelada que combina el trabajo de investigación documental del escritor Fabrizio Mejía Madrid. Las muchas y variadas anécdotas de esta obra retratan en general la parte oculta del poder económico en México: una combinación de elementos ilícitos, crimen, problemas familiares y doble moral. Como el mismo autor sostiene, resalta entonces la relación de esa empresa monopólica mexicana, Televisa, con los presidentes, y en general con las formas de poder en México por ejemplo, el tráfico de drogas desde sus inicios masivos en los ochenta.

La evidencia histórica acumulada en forma de ficción en la novela es única en el sentido de recopilación sobre el desarrollo de esta empresa de comunicaciones, e importa para elaborar una cronológica relación de eventos, algunos de ellos claves en las transformaciones y adaptaciones del país.

Anuncios
Anuncios

Pareciera en ocasiones que el funcionamiento del monopolio comunicativo es una metáfora del proceso político de México, es decir, en la medida en que México se relaciona con Estados Unidos de América, Televisa introduce su trabajo a ese tan soñado mercado, e invierte mucho capital en lograr el éxito y el reconocimiento ahí donde pocos pueden llegar. Desafortunadamente los intentos, como nos cuenta la novela, fueron fallidos. Esa forma de los directivos para llamar la atención de los poderosos a través de maneras extravagantes, no resultan efectivos en la misión de posicionar a México-empresa como potencia económica y de poder. Al igual que con la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC), el país sintió un crecimiento espiritual sustentado en algo económicamente poco provechoso para el país, si se proyecta una imagen de independencia total o de autosustentabilidad cuando Estados Unidos permitió la entrada de “lo mexicano”.

Anuncios

Así la primera empresa en su concepto, Televisa, cumplió el sueño de llegar a las masas estadounidenses. La innegable verdad de esos años pioneros en la forma política y judicial entre el país del norte y las Naciones Unidas Mexicanas se resume en tráfico de armas y de narcóticos.

Como se ha dicho el relato atraviesa varios años de proceso evolutivo tanto del país mexicano como de la empresa mexicana, se presentan diferentes lapsos presidenciales y encontramos inesperadas relaciones entre el medio político y comunicacional. El narrador reflexiona con los datos sobre el débil crecimiento económico y cultural del país a partir de presentar la etapa salinista, es decir durante el periodo de Carlos Salinas de Gortari, resultando en una euforia sin verificativo en la realidad, “ese sacar el pecho para decir que México no era solamente el premio Nobel Octavio Paz y sus 30 siglos de esplendores, sino el actual socio, con Canadá, de Estados Unidos de América, el único de América Latina que controlaba el espacio sideral con sus satélites” (Mejía 2013).

Anuncios

Las historias contadas sobre artistas, presentadores, políticos, creadores, escritores o guardaespaldas, remarcan ésta construida visión del mexicano inferior, sin más aspiración que el placer inmediato. Habría que replantear el daño ocasionado a los millones de personas que se complacen con lo inmediato de la televisión, el resultado en la madurez de un niño que pasa más horas viendo televisión que en la escuela o si ser ama de casa no es posible sin estar al tanto de la vida pública de artistas moldeados. Finalmente, el mercado de una de las empresas más importantes en la constitución del país es claro, de ahí la importancia en observar sus formas expuestas e implícitas al momento de encender la televisión:

"México es un país de una clase modesta muy jodida, que no va a salir de jodida nunca. Para la televisión es una obligación llevar diversión a esa gente y sacarla de su triste realidad y de su futuro tan difícil. La clase media, la media baja, la media alta; los ricos, como yo, no somos clientes, porque los ricos no compramos ni madre. En pocas palabras, nuestro mercado en este país es muy claro: la clase media jodida. La clase exquisita, muy respetable, puede leer libros o la revista proceso para ver que dice de televisa".(Mejía 2013)

La combinación entre periodismo y literatura se refleja específicamente en el desarrollo de los personajes. Pese a lo que más tarde será confesado en entrevistas, el narrador comienza esta novela con la siguiente advertencia: “Los personajes y acontecimientos que se narran en esta novela pertenecen al territorio de la ficción. Están basados de manera distante en personajes reales. Cualquier parecido con la realidad es culpa de la realidad. Esto es una novela” (Mejía 2013). El trabajo del narrador consistió en tomar recursos ficticios para no dejar vacíos en las historias, con el común de ser eventos sociales narrados para exponer la importancia formativa de la televisión en el mexicano.

Mejía, Fabrizio. Nación TV. La novela de Televisa. México: Grijalbo, 2013. #culturaméxico #GrijalboEditorial #cronicasficcionalizadas