Antes de abrir sus puertas, el MARCO ya tiene cola para entrar. De diversos autobuses descienden chavos en redil escolar. Hay algunos turistas y otros personajes locales ante el imponente recinto creado hace casi tres décadas para ubicarnos en lo contemporáneo.

Viendo la arquitectura en general, el proyecto de Ricardo Legorreta inspirado en Barragán, aún rompe con el diseño tradicional señalando el abismo con lo moderno. Sin embargo, en el horizonte muchos desarrolladores no han vacilado en añadir impresionantes rascacielos al panorama.

Así mismo, se ha financiado una estructura plana como la Estela del Bicentenario en la Macroplaza a metros de distancia.

Anuncios
Anuncios

La concurrencia pasa ante el museo de los edificios para dejarse encantar por las muestras principales que definen la actualidad.

Consideramos que proponer a Juan Soriano con su no tan actual Paloma en la explanada algo moderno; de tal forma que lo contemporáneo aparece como la promoción de artistas que pueden rescatar lo mismo expresiones de cualquier vanguardia... o moda.

En primer lugar se valida nuestra noción de artes plásticas con Vic Muniz. Aplicando imágenes representativas del Siglo XX, su trabajo conserva un tipo de soluciones a manera de cuadros principalmente, representados a pared blanca, todos a la misma altura.

No destaca el enmarcamiento. Vic te atrapa con el encanto en la diversidad técnica de sus tiempos; se han seleccionado buen número de piezas de gran formato para crear una experiencia muy placentera cuando nos asimilamos el valor de cada rasguño sobre sobre el formato.

Anuncios

En una experimentación temática, el autor nos lleva a los retratos icónicos del arte pop. También hay pasajes en los cuales sus métodos se aplican para revivir o apropiar obras geniales, las cuales rescata para complicarlas con efectos en el contenido.

Usa el collage como complemento a sus pruebas de tinta. Lleva su lenguaje al extremo incluso de presentarnos versiones Vic Muniz de Andy Warhool. En las últimas salas también hay acogida para un vehículo acompasando paisajes de distintas ciudades o épocas.

A continuación, MARCO da un brinco en el contexto del status quo y se desdobla en obra desligada de los cuadros en la pared. Jeong Moonchai absorbe al visitante con una serie de cuartos intervenidos con hilos luminiscentes.

La disposición de los tejidos lineales sirve para ocupar el espacio de la luz. El autor se vale de un cuarto oscuro para transportar hacia otra percepción un tanto lúdica, pues se alienta el que uno se integre a la obra que va cambiando desde el lugar donde te pares.

Anuncios

El artista ya no es un artesano nada más; es un hábil diseñador de conceptos.

Para rematar, la triada se completa con el emplazamiento de una muy completa presentación de Dreamworks, una marca de animación innovadora cuyas películas han trascendido las fronteras de los museos y las salas cinematográficas.

Por cierto que en el Museo de Historia, a corta distancia, también se da a conocer, una historia bien monita de la historieta mediante una exposición temporal. Allá honra México con la identidad de los creadores de la vieja escuela cuyo ingenio conmovió a las familias con personajes como: los Supersabios, Kalimán, La Familia Burrón, el Santo, Chanoc y hasta Memín Pingüin.

Uno no puede ignorar el sentimiento de tristeza de pensar que todos nuestros moneros se han ido sin que se hiciera de su obra algo con movimiento parecido a lo que Dreamworks hace desde hace décadas para el mundo.

No hay quién se pueda olvidar de Antz, ni que decir de la saga de Madagascar. En varias salas se nos induce a la maravilla del Kung Fu Panda, desde un aspecto accesible que esperemos inspire a nuevos talentos de la caricatura mexicana.

Con distintos guiños hacia la idea del arte tradicional como base, no cabe duda de que caricaturas como Shreck o el Príncipe de Egipto han añadido a un género ligero para las masas que nos remite a los grandes como Disney, Hanna, DC o Mavel comics y el anime.

Se antoja el software y la computadora especializada donde se fabrica cuadro por cuadro la animación, además nos damos cuanta de una labor mágica cuya manipulación de la belleza quiere trasladarnos a un sueño. #turismo regional #MARCO Monterrey #crónica de nuevo león