Salir de la zona de confort, cuántas veces hemos escuchado esta frase; todos sabemos lo que significa, pero qué implica hacerlo o no. Cuando éramos niños lo hacíamos constantemente con cada cambio de colegio, de maestros, de compañeros de grupo, de deporte, sin embargo; eran decisiones compartidas con nuestros padres, por lo que aquel miedo y nervios se esfumaban pronto.

Vamos a centrarnos en el empleo. Conforme fuimos creciendo, tomar decisiones en este tema se fue haciendo cada vez más una tarea individual y los retos cada vez menores, la rutina es la causa número uno de vivir en una zona de confort y aunque todos caemos en la rutina al realizar actividades dentro de nuestro empleo que no cambian, la diferencia radica en tomar nuevos retos o no hacerlo.

Anuncios
Anuncios

En realidad no hay juez que indique que sea malo o bueno tomarlos. Se trata de introspección y decisiones, saber qué harás con lo que sea que hayas encontrado.

¿Qué hay de los Emprendedores?

Los más arriesgados a la hora de salir de su zona de confort, son los emprendedores. En México 8 de cada 10 fracasan debido a diferentes circunstancias, metas mal definidas, deficiencia financiera, el mal concepto de creer que ganarás mucho dinero recién iniciando el negocio.

Dichas startups fracasan en su mayoría los 2 primeros años de su nacimiento y el 90% no sobrevive a los primeros 10 años, la principal causa son las finanzas débiles, pues no toman en cuenta que emprender implica tener que cubrir los gastos de la operación sin ingresos por tiempo indefinido hasta que se encuentre el retorno de inversión.

Anuncios

Otras como empezar sin haber realizado encuestas de mercado, no realizar marketing, demasiada competencia y la desesperación son las causas más comunes.

Las cifras no son indicadores de que sea malo salir de la zona de confort, en realidad indican que todo aquel que lo haga sin tener un plan de vuelo podría acabar estrellándose. Algunos puntos a tener en cuenta.

¿Cómo tener éxito al salir de tu zona de confort?

  • Traza un plan, debes tener claro hacia dónde va el cambio.
  • Hay que tener siempre un plan B.
  • Estar consciente de que así como habrá cosas que nos gusten mucho enfrentando un nuevo reto, también habrá otras que sobre todo al inicio parecerán muy malas. No te desesperes.
  • Generar un equilibrio, es decir; tener hábitos rutinarios a la vez que se enfrenta el nuevo reto.
  • Apoyarte en tus fortalezas y recursos, esto incluye la experiencia y también las personas a tu alrededor.

#SoyEmprendedor #ZonaDeConfort