Gabriel Díaz es un dominicano de piel negra criado en el Bronx de Nueva York, Estados Unidos. Durante su adolescencia asistió a la escuela secundaria Cardinal Hayes, una prestigiosa institución católica que según se supo exige el estudio del holocausto como asignatura básica. Sin embargo, todo parece indicar que el joven hizo una interpretación muy personal de dicha historia porque se declara leal al nacionalsocialimo o #Filosofía nazi.

Como taxista, acostumbra a usar un brazalete con la cruz esvástica mientras ofrece sus servicios por toda la ciudad. Esta situación alarmó a pasajeros y transeúntes que inmediatamente presentaron una queja a la Liga Antidifamación que a su vez se dirigió a la Comisión de Taxis y Limusinas de la ciudad, entidad que lo sancionó con la suspensión de la licencia de taxista por un período de treinta días.

Anuncios
Anuncios

La sanción fue calificada como extremadamente benévola, no obstante Gabriel la considera arbitraria y se escuda incesantemente en la primera enmienda de la constitución de los Estados Unidos que garantiza plena libertad de expresión, a pesar de que es un símbolo prohibido legalmente.

El taxista defiende con vehemencia el derecho a manifestar su ideología abyecta porque "los homosexuales exhiben sin restricción sus inclinaciones sin ser reprimidos ni sancionados". Enciende la polémica al afirmar que los musulmanes manejan sus taxis con turbantes en la cabeza, que también son símbolos de ideologías o religiones ofensivas para muchos.

La cadena noticiosa CBS News logró entrevistarlo y ante los micrófonos Gabriel se aferró públicamente a su insólita lealtad; "Sí, lo soy. Soy nazi y creyente del nacionalsocialismo" doctrina que defiende alegando que las personas solo han escuchado una historia mal contada.

Anuncios

Llama poderosamente la atención que ante la pregunta del periodista relacionada con el extremismo racista de los #nazis, Gabriel contestara: "Ellos enseñan a amar a su raza, no enfrentarte a otras. ¿Quién dijo alguna vez que había que ser blanco para ser un nacionalsocialista?". En lo que aparenta ser una "nueva versión" de sus postulados.

La Liga Antidifamación emitió un comunicado agradeciendo la actuación rápida contra la manifestación provocadora. Uno de sus párrafos dice: "al mostrar abiertamente este símbolo de odio que representa a Adolf Hitler y al partido nazi, él conduce un taxi por toda la ciudad de New York y podría estar enviando un mensaje alarmante y ofensivo acerca de quién es considerado bienvenido -o no deseado- en momentos en que millones de personas odian a los judíos y nunca han escuchado hablar del holocausto".

No es la primera vez que Gabriel es amonestado por una situación similar, en el 2011 también había sido sancionado por la misma razón. Tanto el padre como el hermano aseguran que en su casa nadie comparte esas ideas y que no son fruto de la educación del hogar.

#Racismo