La tensión entre la oposición venezolana y la Santa Sede ha tomado dimensiones críticas, luego de que el Vaticano afirmara que la oposición estaba dividida y propusiera un diálogo entre opositores y Gobierno: "Dirijo un apremiante llamamiento al gobierno y a la sociedad venezolana para que se evite cualquier ulterior forma de violencia" cita la Iglesia en un comunicado del Sumo Pontífice.

Inmediatamente la Mesa de Unidad Democrática, MUD, redactó una carta al #Papa Francisco para que rectificara su idea manifiesta sobre la existencia de alguna división dentro de la oposición: "Los venezolanos estamos hoy más unidos que nunca, en cuanto a la demanda de un cambio político en el país".

Anuncios
Anuncios

La agencia de noticia Fides perteneciente a la Obra Pontíficia de la Propagación de la Fe afirmó que: "esto (las protestas) es considerado como una estrategia golpista por parte de la oposición, que pide elecciones libres para acabar con el régimen político de Maduro". Así mismo, aseguró que "para una intervención de la Santa Sede en el conflicto son necesarias garantías" ambas notas publicadas por la revista Zenit (magazín digital del Vaticano).

Desde el inicio de las protestas, la oposición venezolana ha sido crítica con el Vaticano, por lo que han calificado de mutismo ante la grave situación de violencia y represión desatada en el país suramericano.

El padre José Palmar, párroco de Nuestra Señora de Guadalupe en Maracaibo, ha dicho que la postura del Santo Padre puede calificarse como de "alto desconocimiento de la realidad en #Venezuela".

Anuncios

El padre José lamentó también lo que califica como injusta parcialidad por parte del Papa Francisco: "un regaño a la oposición no hubiese sido un problema si hubiera dedicado también unas palabras contra el régimen de Maduro, que está inmerso en el narcotráfico y el terrorismo" aseguró indignado en la entrevista reproducida en el sitio Infobae.

Esta indignación se materializó el pasado domingo, cuando un grupo de venezolanos viajó hasta el Vaticano para llamar la atención del Santo Padre, hacia la situación grave que enfrenta el país. Los manifestantes exigieron una condena al régimen de Nicolás Maduro, portando cruces negras con los nombres de las víctimas opositoras, que ha dejado más de un mes de violencia diaria en sus calles.

Los obispos de Venezuela han emitido un comunicado a través de la Conferencia Episcopal Venezolana, que convoca a todo el pueblo venezolano a realizar una Jornada de Oración por la Paz, que tendrá lugar el próximo 21 de mayo por el cese de la violencia, la represión policial y por la búsqueda de caminos para el entendimiento y la reconciliación. El documento manifiesta su rotundo rechazo a la convocatoria para la Asamblea Constituyente, anunciada por el actual presidente Nicolás Maduro. La exigencia es: "No reformar la Constitución, sino cumplirla". #Iglesia Católica