"Jamás había escuchado una música tan sorprendente, así que me volví un fanático del Jazz y más tarde un escritor al que el Jazz le enseño todo". Murakami

Madrid tiene uno de los festivales más grandes de jazz, acá te contamos cómo le hacen para financiarlo.

-¿Qué tanto apoyo hay por parte del Gobierno hacia el Festival?

“¿Apoyo?, sí hay, la gestión es pública aunque también tenemos patrocinio de la marca de cervezas ‘Alhambra”. El periodista intenta que todo tenga carácter pedagógico, que la gente sepa sobre la historia del género.

“Si me preguntaran qué le falta al festival, creo que presupuesto para traer a más figuras pero este año nos fue bien.

Anuncios
Anuncios

Desde mi punto de vista, la crisis que tenemos afectó a todos los sectores y la música no se queda atrás: pese a eso el jazz crece y se está alimentando; desgraciadamente ha ocasionado cierres de clubes y los artistas no venden tantos discos. Realmente viven de lo que hacen, tan es así que no se dedican a dar clases”.

En el camerino que está de lado izquierdo se encuentra la pianista Marta Sánchez en sesión fotográfica luciendo su vestido color rojo. Según ‘The New York Times’, el último disco de la española, ‘Partenika’, fue uno de los mejores en 2015.

“Yo no creo que hay crisis en el jazz, influye, pero no en el nivel musical; creo que el festival se hace con mucho cariño y los hacen de manera humana, no solo lo miran como negocio”.

“Si habláramos de la diferencia entre España y Nueva York es que aquí hay buenos músicos, pero allá tenemos el doble con diferentes corrientes de jazz”.

Anuncios

El baterista argentino Andrés Letwin, quien radica en Europa desde hace 10 años, se acerca a ti y te cuenta que “con los recortes mucha gente toca menos; las opciones para los músicos en España no son diferentes a las de otros: dar clases. Las personas han estado muy jodidas en estos tiempos”.

Dice que pudiera elegir una palabra y definir el jazz en Madrid es ‘efervescencia’. “Han abierto conservatorios de nivel superior y se forma una escena de academia y post academia. Lo malo es que no hay muchos lugares dónde tocar, salvo los festivales, pero el resto del año para los que viven de clubes o bares está complicado”.

Las personas llegan a felicitarlos mientras responde lo que al parecer no tenía planeado: “Qué pregunta tan difícil: ¿qué espero del jazz? Que los músicos puedan vivir de tocar este género porque es lo que los hace feliz, así como muchos viven de otros estilos”.

Tomas tu chamarra negra y grabadora rosa. Sales rumbo al otro concierto; te esperan noches con John Scofield, Gregory Porter y Robert Glasper (por citar algunos).

Anuncios

Eres testigo del evento que renació en 2014, el cual estuvo un tiempo ausente pero las personas lo extrañaban porque como diría Duke Ellington: “no existe arte cuando se hace sin intención”.

Sobre Jazz Madrid 2016, según ‘Una más Una’

· Costo de entradas: entre ocho y 25 euros.

· 26 de 38 #Conciertos en el Centro Cultural Conde Duque y Fernán Gómez tuvieron sala llena, mientras que la exposición ‘Una crónica de jazz’, los ciclos de cine y conferencias registraron a 11.850 asistentes.

· La web del evento obtuvo 428.661 visitas. Los estadounidenses, británicos y franceses fueron los que más entraron a la página.

· El 25% de los escuchas eran extranjeros.

· El 34% de los grupos tuvieron como líder a una mujer.

Opiniones

“Hay una serie de grupos que sí merecen ser programados, en ocasiones, me costaba trabajo pensarlo. He llegado a entender que en nuestro país el talento jazzístico es un valor al alza, hay casos que lo demuestran”. Luis Martín para ‘El Asombrario & Co.’

Con información de Music:Life, la revista de la industria musical